ComscoreEn cuarentena: ¿cómo afecta la música a nuestro cerebro?

REDES

En cuarentena: ¿cómo afecta la música a nuestro cerebro?

Además de las películas, las series y la gastronomía, la música se convirtió, durante la cuarentena causada por la pandemia de coronavirus, en una vía de escape y distracción para muchos. En este sentido, según Fleni, se ha demostrado con estudios de imagen funcional que la música está íntimamente ligada a nuestros sistemas de recompensa, sobre todo al núcleo accumbens, a aquello que nos causa placer. La escucha activa produce en nuestro cuerpo, en palabras de la institución médica, químicos relacionados con el bienestar como la oxitocina y la dopamina.

Por lo anterior, y en tiempos de aislamiento obligatorio debido a la pandemia de coronavirus, la música podría servir como un recurso útil para combatir estados como la ansiedad o la angustia.

“Está comprobado que la música produce cambios fisiológicos en nuestro sistema sensorial y está estrechamente relacionada con nuestro sistema límbico, con las emociones y la memoria episódica”, señaló la licenciada Mercedes Goyheneix (M.N. 607), del Servicio de Musicoterapia de Fleni, quien trabaja en la rehabilitación de pacientes que sufrieron eventos neurológicos como ACVs o traumatismos de cráneo a través de la musicoterapia.

Si bien la musicoterapia implica un proceso y una relación terapeuta-paciente, la escucha activa de música que nos gusta es una herramienta accesible y válida de bienestar al alcance de todas las personas, ya que a través de la música se pueden inducir distintos estados de ánimo, explican desde la institución médica.

Una escucha activa y focalizada

Desde Fleni aclaran que para que los efectos de la música sean del todo benéficos, es necesario practicar una escucha activa y no ponerla simplemente de fondo. “Muy pocos estímulos logran que el cerebro se active de esa forma”, explicó la licenciada Goyheneix. Para ejemplificarlo en términos visuales, cuando los neurocientíficos analizan el cerebro de alguien que escucha música, ven en las imágenes neurológicas algo parecido a “fuegos artificiales”. Esto se debe, según detallan, a que varias zonas del cerebro se iluminan a la vez, lo que denota gran actividad.

“Numerosos estudios respaldan estos hallazgos. Pero además es algo fácil de comprobar en lo personal: a veces con sólo escuchar una canción que nos gusta mejora nuestro estado de ánimo”, agregó la licenciada Goyheneix. Para entender el alcance de sus beneficios, un comunicado del Fleni menciona que la sensación que se tiene al empezar a escuchar los primeros acordes de una canción que nos gusta estaría causada por la liberación de opioides naturales, las endorfinas.

La institución agrega a su vez que estudios realizados por la Universidad de Manchester aseguran que cuando escuchamos música a más de 90 decibelios una parte del oído interno estimula el cerebro para que libere endorfinas que provocan sentimientos de placer y felicidad. Lo mismo ocurre cuando varias personas se reúnen para cantar.

Mirá un video con más info: