domingo 14 de enero de 2018
#PlanetaAmerica

Un argentino es el creador de las Casas del Futuro

Se trata de Darío Martín, oriundo de Monte Comán, pero residente en Neuquén, donde diseñó las viviendas.

Un catástrofe climática como puede ser un terremoto, un tsunami o un huracán, puede marcar de por vida a una persona que se vea afectada. Lo extraño es que impacte a alguien que no perdió nada material ni humano por ese cataclismo, como le ocurrió a Darío Martín (51 años), quien conmovido tras ver por televisión los daños del terremoto de Haití del 2010, decidió encarar un proyecto para ayudar a las futuras generaciones.

Darío es mendocino, nacido en San Rafael y con la infancia vivida en Monte Comán, aunque hace ya casi 40 años que se fue de la provincia. Actualmente vive en Neuquén, donde estudió ingeniería y allí ideó este proyecto denominado Casas del Futuro.

Se trata de una vivienda con forma de pirámide, con la ventaja de ser antisísmica, eficiente y autoabastecida con energías renovables (solar, eólica y termo solar).

"Piramid-All, como se llama la casa, arrancó con el terremoto de Haití del 2010, en el que murieron 300 mil personas. Yo veía las imágenes y la verdad es que me llegó, me pegó fuerte. Entonces me planteé de qué manera podía ayudar a la distancia, usando la ingeniería que es lo que yo hago, y se me ocurrió básicamente hacer una casa antisísmica", contó Darío.

El diseño de por sí es extraño, ya que la estructura piramidal no es habitual dentro de las construcciones, pero según explicó el propio Martín, esa figura es la más estable que existe lo que de entrada la hace resistente, y si además se le agrega el cálculo de ingeniería, termina de cerrar.

En provincias como Mendoza que conviven con el riesgo sísmico, estas casas serían fundamentales. Sin embargo, el objetivo del ingeniero es ir más allá, incluso a lugares sin movimientos telúricos.

"Es una muy buena idea llevar estas casas a Mendoza, San Juan y Chile principalmente, porque ellos tienen más movimientos. La idea es abarcar toda la Cordillera de Los Andes empezando en los lugares mencionados, pero extender hacia el norte con Perú y hasta México. Pero no solamente es para quienes viven en zonas sísmicas, sino también cualquiera que viva por ejemplo en Buenos Aires, porque el origen es el antisismo, pero es para todo lugar", dijo Martín.

Objetivo: empezar a construir
La casa tiene dos modelos, ambos de dos plantas, pero uno de dos habitaciones y otro de tres. Las más chicas son de 115m2 y tienen dos dormitorios y un baño. La grande es de 180m2 y tiene la opción de hasta tres baños.

Lo novedoso del diseño es que, además de ser antisísmico, es autoabastecido energéticamente. "Hace dos años con el cambio de gobierno, se le empezó a dar mucha manija a las energías renovables.
Entonces se me ocurrió agregarle eso al proyecto", explicó Darío Martín.

La energía es solar y eólica, con la ventaja de que al momento de la entrega toda la instalación energética viene incluida.

La patente está registrada y está en trámite para salir la definitiva, con lo que ya se podrá llevar el proyecto a la práctica. "Lo ideal sería conseguir una empresa constructora por provincia (o país) que se encargue de la construcción. La empresa se encarga de hacer todo, la construye, la vende y la cobra, mientras que un porcentaje mínimo viene para los creadores", explicó el ingeniero.

Según Martín, la mejor opción sería que se empiecen a hacer barrios con el diseño, pero se pueden hacer en cualquier lado. La buena noticia para él es que en El Chocón, Neuquén, ya hay un proyecto de loteo grande, de 150 hectáreas, donde van a hacer cuatro barrios y uno completo lo harán con casas de pirámides.


¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América