lunes 02 de abril de 2018
#PlanetaAmerica

Diez consejos de profesionales para sacar buenas fotos con el smartphone

Saber qué luz es la adecuada, conocer la existencia de las líneas guía o cuál es la hora dorada son trucos que permitirán convertirte casi en un experto de la fotografía

Cada vez los smartphones cuentan con unas cámaras más potentes que permiten retratar imágenes que se acercan peligrosamente a los equipos profesionales. Tecnología se une a diseño en estos modernos terminales, con dobles cámaras, inteligencia artificial que recomienda el disparo más certero o nuevos modos que se ajustan sin nada más que enfocar a condiciones de todo tipo, desde oscuridad a movimiento, hasta retratos y panorámicas.

Pero el componente humano sigue siendo esencial a la hora de tomar la instantánea perfecta, por lo que el fotógrafo profesional de deportes de acción y embajador de Huawei, Olly Bowm, ofrece diez consejos a tener en cuenta la próxima vez que utilices tu móvil para tomar imágenes.

1. La inteligencia artificial es tu nueva aliada

Si hay una tecnología de moda y que puede ayudarte a tomar las mejores fotos posibles, esa es la inteligencia artificial. Desde el reconocimiento inteligente de escenas y la selección de modos que aplican los mejores ajustes para cada situación, a efectos de apertura que desenfocan el paisaje y permiten que destaques los elementos que quieras. «Atrévete a experimentar», recomienda.


2. La regla de los tercios

La regla de los tercios puede ayudarte a componer tus fotografías. Imagina que dos líneas horizontales y dos verticales dividen la imagen en nueve secciones. Donde las líneas se crucen será el lugar estéticamente adecuado para centrar el punto focal de tu imagen. Algunos teléfonos ofrecen márgenes que puedes colocar en la pantalla para guiarte y crear la composición de forma más sencilla.

Antes de presionar el botón, asegúrate de que no haya nada que entorpezca el fondo. Lo que menos necesitas es a una persona poniendo caras raras o a una torre eléctrica asomando encima de la cabeza de alguien.

3. Un mantra: sigue las líneas guía

A la hora de sacar una foto, el ojo dibuja automáticamente líneas que conducen nuestra mirada. Por este motivo, no debemos desaprovechar la ocasión en lugares que ofrecen guías reales, como los cables de la luz, un camino, las marcas que dejan los esquís en la nieve... Piénsalo, ¿hay algo que merezca más la pena que fotografiar un par de líneas desdibujadas en la nieve por un esquiador?

4. Un básico: la posición del sol y la luz natural

¿Has visto alguna vez una luz mejor que la de las montañas en un día de cielo abierto? El sol debe ser tu fuente de luz natural y debes utilizarla como una ventaja en diferentes formas. Si el sol se encuentra detrás de ti, significará que la persona u objeto que vayas a retratar estará bien iluminado y la imagen tendrá un brillo característico. Sin embargo, no intentes retratar una imagen con el sol detrás, porque no querrás ver el resultado.

¿Sabes cuál es la hora dorada? Se trata de un corto periodo de tiempo antes del atardecer en el que la luz es más baja en el cielo, más suave y «dorada». En esos días, las lentes anchas de nuestras cámaras móviles toman una cantidad increíble de luz para asegurarse de que pueden capturar una imagen de calidad aunque la luz haya comenzado a desaparecer.

5. Y las sombras

En un día soleado en la montaña hay demasiadas sombras. Es muy fácil que una sombra indeseada se cuele en tu plano. Revisa siempre que tu sombra no aparezca en la foto. Vigila la tuya y también, si se da el caso, la del sujeto que estás retratando.

6. Cambia de perspectiva... ¡y tírate al suelo!

En vez de utilizar la cámara de la forma tradicional con el modo retrato o modo paisaje, trata de ponerla en ángulos diferentes. Muchas veces consigues grandes tomas de esta forma y si coincide que el sujeto es una figura rara, puede que llene el marco mejor.

"Personalmente, me gusta agacharme en la nieve para sacar fotografías cuando las personas están en acción. Hace que tenga un interesante punto de vista", explica Bown.

7. Aprovecha las distancias cortas

Muchas de las cámaras de los teléfonos móviles tienen una lente gran angular y eso hace que te tengas que acercar a la persona o cosa que quieras retratar para rellenar el marco. «Es muy fácil si estás sacando una foto de algo que está quieto y es sorprendente cómo de cerca pueden llegar a enfocar los teléfonos móviles», afirma el experto.

8. El modo ráfaga, ese gran desaprovechado

Si tu cámara tiene el modo ráfaga, úsalo en tomas de acción. Este modo saca fotografías rápidamente, una tras otra, consiguiendo que no pierdas ningún movimiento interesante. Advertencia: a la cámara puede llevarle un segundo o dos sacar fotos en este modo así que mejor asegúrate de apretar el botón antes de que comience la acción.

Y aunque no utilices este modo, haz tantas fotos como puedas: es la gran ventaja de la fotografía digital.

9. Filtros por doquier

¿Quién no adora los filtros? No hay razón para no utilizarlos. Hay herramientas muy fáciles de utilizar en la mayoría de las cámaras de nuestros smartphones que se pueden usar para ponerle más vida a nuestras fotos. Además, existen numerosas aplicaciones gratuitas que te harán el trabajo. «Algunas de mis favoritas son: snapseed, fotor y VSCO. Pruébalas al editar tus fotos y obtendrás un gran resultado», asegura el fotógrafo.

Juega con el brillo, el contraste y la saturación y haz que tus fotos sean inolvidables.

10. Archivos en bruto: más posibilidades

Para llevar de verdad tus fotos al siguiente nivel debes disparar en bruto o en el modo pro. Los archivos en bruto son mucho más grandes, lo que significa que tienen más información de brillo y color guardada en el archivo. Cuando llegue el momento de editar las fotos verás que podrás conseguir muchos detalles extra de las sombras y si en alguna parte había sobreexposición, la podrás bajar en las secciones de brillo.

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América