domingo 04 de enero de 2015
policiales

Un niño alcoholizado perdió un dedo en Santiago del Estero

El menor de 11 años fue llevado por sus familiares a la guardia de un hospital en Año Nuevo por haber sufrido un accidente doméstico. Sus parientes dijeron que todos habían estado tomando sidra.

El año nuevo fue recibido con sorpresa y preocupación a la vez por personal de guardia del hospital de la ciudad de Fernández, en Santiago del Estero. Cuando faltaban apenas segundos para el 2015, ingresó un niño de 11 años en estado de ebriedad quien acababa de sufrir un accidente doméstico.

El menor perdió parte del dedo pulgar de la mano derecha que se le seccionó por una caída en el baño de su casa. Al ingresar junto a su madre y sus hermanos, le expresaron a la médica de guardia que todos estaban bebiendo sidra, festajando el año nuevo.

Noticiero 7 habló con Marcela Coronel, médica de guardia del hospital quien manifestó la particular situación que les tocó vivir esa noche.

“Tuvimos una sola situación que llamó la atención. Se trata de un niño que llegó con su madre en aparente estado de ebriedad, con aliento etílico. Este chico cae en el baño y rompe parte de la grifería y el cerámico del lavatorio. Como consecuencia del accidente sufre politraumatismo del dedo pulgar de la mano derecha con gran pérdida del tejido, también mucha sangre y pérdida del alineamiento óseo, por eso se deriva de inmediato al hospital Cepsi”.

Luego mencionó:“Lo que no dijo la madre es que estaban consumiendo bebidas alcohólicas con sus hermanos. En ese momento se le hicieron los primeros auxilios, se le detuvo la hemorragia y se lo derivó a Capital”.

La doctora destacó que fue un hecho que tomó por sorpresas a todos en el hospital y causó cierto enojo. “Quedé sorprendida y también un poco enojada, porque imaginesé un niño de 11 años alcoholizado y había que elegir en ese momento cuales eran las prioridades, que lo más importante en ese momento era el dedo. El menor tenía aliento etílico y se lo notaba con cierta agresión hacia la madre”.

Sobre las consecuencias agregó: “El alcohol en el menor le podría haber llegado a una depresión respiratoria, entrar en coma e incluso la muerte del niño”.

Fuente: Contexto Tucumán
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América