jueves 24 de septiembre de 2015
Sexo saludable

Tres claves post- sexo

Existen tres puntos recomendados para aquellas mujeres que quieran cuidarse física y mentalmente luego de una relación sexual. ¿Querés saber cuáles son?

Seguramente después de tener un momento de pasión, no tengas ganas de salir corriendo al baño o de realizar un gran análisis de lo ocurrido entre las sábanas.

Sin embargo, algunos especialistas consultados por la revista femenina “Oprah Magazine” coinciden en que hay tres acciones importantes a realizar por parte de la mujer, luego de un encuentro sexual.

Estas son:

- Ir al baño

Orinar después del sexo es una práctica recomendada, porque ayuda a evitar las infecciones del tracto urinario, contribuyendo a “enjuagar” las bacterias de E. Coli que pueden haber llegado hasta la uretra durante el acto sexual.

Según Lauren Streicher, destacada obstetra y ginecóloga estadounidense, esto no significa que debas correr al baño después de la relación sexual, puede ser luego de 20 minutos o incluso hasta una hora más tarde.

- Recapitular lo vivido y compartilo con tu pareja.

Pensar y evaluar qué te gustó y qué no durante el sexo es una buena forma de conocerte mejor y de hacerle saber a tu pareja, cuáles son las cosas que disfrutás y qué te gustaría evitar en los futuros encuentros.

" Ahora, es el mejor momento para hablar de ello, ya que puedes sentirte incómoda al tocar el tema de la nada después", comenta la doctora en psicología y psiquiatría, Kristen Carpenter. Sin embargo, si en realidad no fue el mejor encuentro o la mejor performance de alguno de los dos, es mejor hablarlo después.

También es importante mantener cierta intimidad en el período post-sexo, ya que está vinculado a la satisfacción en las relaciones sexuales.

- Prestar atención si experimentás algún malestar.

Puede ser normal sentir un pequeño dolor durante o después de las relaciones sexuales. Esto puede ser debido a falta de lubricación, por un espasmo muscular o algún movimiento fuerte de tu pareja.

Pero, si el malestar se vuelve recurrente y cada vez que tenés relaciones sexuales sentís dolores, debés consultarlo con tu ginecólogo, ya que podría tratarse de un problema más grave que requiera atención médica.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América