martes 28 de julio de 2015
america_insolita

Se escapó del geriátrico para tatuarse

Uno de sus hijos fue a visitarla y no la encontró en ningún lado. La mujer se había ido con su nieta a tatuarse un corazón violeta en su hombro izquierdo. 

Sadie Sellers, una abuela de 79 años, se escapó de la residencia de ancianos donde vive en Irlanda con un único objetivo: hacerse un tatuaje. 

Uno de sus hijos fue a visitarla y no la encontró en ningún lado. La mujer se había ido con su nieta a tatuarse un corazón violeta en su hombro izquierdo. 

“Me importa una mierda. Cuando llegas a mi edad tienes que vivir la vida al máximo todos los días", aseguró la señora respecto a lo que podría pensar su familia. 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América