miércoles 27 de mayo de 2015
Escándalo en la FIFA

“Robaron con la pasión de la gente”

En una conferencia de prensa, el director del FBI habló de coimas millonarias y de las penas que podrían enfrentar los acusados. Hay tres argentinos imputados. Entre los cargos figuran fraude electrónico, blanqueo de dinero y extorsión.

El escándalo desatado en la FIFA por la detención de altos dirigentes acusados de coima y otras irregularidades, tuvo un capítulo cinematográfico con la conferencia del Departamento de Justicia de Estados unidos, realizada en Nueva York.
 
El director del FBI, James Comey, fue contundente al declarar que “robaron con la pasión de la gente”, al tiempo que informó que el FBI investigará en Argentina, ya que hay tres empresarios involucrados.
 
En tanto,. la fiscal general de Estados Unidos, Loretta E. Lynch, aseguró que el Departamento de Justicia está "determinado a acabar con la corrupción en el mundo del fútbol" que ha salpicado casos como la elección de Sudáfrica para el Mundial de 2010 o la elección del presidente de la FIFA en 2011.
 
"Los detenidos utilizaron sus posiciones de confianza para solicitar sobornos a cambio de los derechos comerciales, y lo hicieron una y otra vez, año tras año, torneo tras torneo", denunció Lynch en una rueda de prensa junto al director del FBI, James B. Comey, y otros altos funcionarios.
 
Siete altos dirigentes del máximo organismo del fútbol mundial, entre los que se encuentran dos vicepresidentes, fueron detenidos hoy en un hotel de la ciudad suiza de Zúrich por cargos de corrupción, antes de participar en el congreso anual de la FIFA.
 
La fiscal general denunció entre otros casos salpicados por el escándalo el proceso de elección de Sudáfrica como sede del Mundial de 2010, que, según dijo, los implicados "corrompieron a través de sobornos para influir en la decisión" del país anfitrión.
 
La acusación también alega que la corrupción y los sobornos se extendieron a la elección del actual presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en 2011, y a los acuerdos relativos al patrocinio de la selección brasileña por una compañía de deportes estadounidense.
 
Además, según la investigación, la Copa América que se celebrará por primera vez en EE.UU. en 2016 "fue usada como vehículo en una conspiración más amplia para llenar los bolsillos de los ejecutivos con sobornos de un total de 110 millones de dólares", que representan casi un tercio de los costes legítimos de los derechos implicados en los torneos.
 
"En resumen, estos individuales y organizaciones incurrieron en sobornos para decidir quién televisaría los partidos, dónde tendrían lugar y quién controlaría la organización que supervisa el fútbol a nivel mundial", denunció Lynch, que hasta hace unos meses era la fiscal general del distrito este de Nueva York, encargado de la investigación.
 
La fiscal general detalló que los acusados planearon parte de su actividad delictiva durante reuniones celebradas en Estados Unidos, además de usar el sistema bancario de este país para distribuir el pago de los sobornos.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América