lunes 06 de abril de 2015
america_noticias_2da_edicion

Ramos Mejía: un hospital en crisis

Varias personas duermen en la guardia del establecimiento. En el agún momento llegaron como pacientes, pero su situación los convirtió en moradores. 

Al menos una decena de personas suelen pasar la noche en este lugar, mientras se cruzan con los pacientes. El Gobierno de la Ciudad asegura que no quieren mudarse a los paradores. Un hospital que parece una estación de tren.

Así está hoy la guardia del hospital Ramos Mejía, que desde hace años sirve como morada una decena de personas que se encuentran en situación de calle. Los sin techo ocupan los ambientes de la guardia, pasillos, salas de espera, camillas desocupadas o cualquier otro espacio que puedan utilizar como lugar de descanso.
 
El Ministerio de Desarrollo Social porteño aseguró que no puede trasladarlos a otros sitios porque carecen de herramientas legales para hacerlo. El mecanismo que utiliza esta área porteña para mitigar este problema es convencer a los indigentes para que accedan a un plan social y concurran a los paradores de la Ciudad.
 
Una parte de ellos fueron en algún momento pacientes del hospital y luego su situación de pobreza los impulsó a aferrarse a sus instalaciones.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América