jueves 23 de abril de 2015
PUENTES DE ESPERANZA

Donar leche materna es regalar amor

Puentes de Esperanza llegó hasta la ciudad de las diagonales para dialogar con el Dr. Gustavo Sager. Es médico del Hospital San Martín y Jefe de Unidad de Diagnóstico y Tratamiento Neonatología-Banco de Leche de La Plata.

La experiencia de la donación de leche se transforma en un gran acto de amor, basta hablar con las madres que reservan parte de su propia leche para brindársela a bebés prematuros que, saben, están luchando por su vida pero a los que nunca conocerán..
 
Puentes de Esperanza se trasladó a La Plata para dialogar con el Doctor Gustavo Sager, especialista en Neonatología y Lactancia, que se desempeña en el Hospital San Martín de esa ciudad.   
 
 
El primer banco de leche humana pasteurizada creado en la Argentina va a cumplir 8 años de vida y funciona en el hospital San Martín de La Plata. Su responsable es el doctor Gustavo Sager, pediatra y defensor a ultranza de la lactancia.
 
A partir de esta experiencia se crearon 4 bancos de Leche más en diferentes ciudades del país.
 
El Banco y su personal se encargan de todo, difunden, captan donantes, les entregan los envases, los asesoran, retiran las muestras y las procesan.
 
Todos los viernes una enfermera del equipo del Dr Sager, inicia una recorrida por los domicilios de las donantes. Planilla en mano, visita una a una a las madres que comparten el alimento de sus hijos, cambian vacios por frascos llenos de vida. No importa el calor, la lluvia o el frio, la tarea manda y la necesidad es urgente.
 
El propio Dr. Sager sale de recorrida y levanta las muestras de la periferia de La Plata.
 
 
¿Por qué es importante la Leche Materna?
"La primera leche que toma el chico tiene muchos glóbulos blancos y mucha inmunidad -explica el doctor Sager-. Después va tomando las calorías y al final, las grasas." El especialista explica que a medida que la leche baja más espesa posee más calorías y menos inmunobiológicos. Por eso, en el banco se analiza la leche recibida, para ver la cantidad de "crema" que posee. Las muestras que tienen menos calorías se destinan a los bebés que recién empiezan a alimentarse y necesitan más defensas que alimento. Para los que tienen que engordar, se utiliza la que tiene más calorías. 
 
Aunque es natural, el amamantamiento no siempre resulta fácil ni la bajada de leche es inmediata. Menos aún en las condiciones de estrés físico y emocional que afectan a toda mujer que atravesó un parto complicado. Ni qué hablar cuando el bebé aún no es capaz de realizar el principal estímulo para el descenso de su alimento: la succión.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América