lunes 05 de enero de 2015
cholu_notas

Presa de una adicción

A no temer, familiares y amigos de Luli Salazar: la gran adicción de la bomba sexual es, nada más y nada menos que, su celular.

Vendría a ser una adicción 2.0; según fuentes consultadas, la blonda no deja su Smartphone un segundo y los compañeros de “Casa Fantasma” están asombrados por este repetitivo episodio.

Este medio averiguó que Luli habla con muy poca gente, ya que se la pasa escribiendo en su aparato tecnológico. ¿Estará así por algún hombre? ¿Acaso Redrado volvió a buscarla? Es incierto.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América