lunes 05 de enero de 2015
mundo

Policías de todo Estados Unidos acompañaron a la familia del agente asesinado en Nueva York en su duelo

Miles de agentes le dieron la espalda al alcalde Bill de Blasio durante su intervención, repitiendo una muestra de desprecio por un mandatario que según muchos está en contra del cuerpo. Galería de fotos.

Policías de todo Estados Unidos se unieron al duelo de la familia mientras despedía al inmigrante de 32 años que hizo realidad su sueño de convertirse en agente del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) pero falleció por disparos mientras estaba en el interior de su coche patrulla.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, y el comisario de policía, William Bratton, recordaron al agente Wenjian Liu el domingo como la encarnación del sueño americano: un hombre que había emigrado desde China a la edad de 12 años y se dedicó a ayudar a los demás en su país de adopción.

Pero miles de agentes dieron la espalda al alcalde durante su intervención, repitiendo una muestra de desprecio por un mandatario que según muchos está en contra del cuerpo.

El gesto entre los agentes que observaban el discurso del alcalde en una pantalla fuera de donde se celebraba el funeral en Brooklyn añadió más tensión a las relaciones entre de Blasio y la policía a pesar de haber intentado suavizar la situación.

"Avancemos para fortalecer los lazos que nos unen y trabajemos juntos para alcanzar la paz", dijo de Blasio.

Liu sirvió como agente de policía durante siete años y se había casado apenas dos meses antes de ser asesinado junto a su compañero de patrulla, el agente de origen puertorriqueño Rafael Ramos, el pasado 20 de diciembre.
El padre de Liu, un emocionado Wei Tang Liu, dijo que su único hijo solía llamarlo por teléfono al final de cada turno para decirle: "Ya voy para la casa. Puedes dejar de preocuparte".

Funcionarios de alto rango, como el director del FBI, James Comey, y diversos legisladores se sumaron a los agentes que llegaron de diversas partes del país y a los demás asistentes a un servicio que unió la tradición policial con referencias a las enseñanzas de Buda.

"Cuando uno de nosotros pierde la vida, debemos unirnos", dijo el policía Lucas Grant, de la oficina policial del condado Richmond en Augusta, Georgia.

Funcionarios de alto rango, como el director del FBI, James Comey, y diversos legisladores se sumaron a los agentes que llegaron de diversas partes del país para integrar una multitud de más de 10.000 dolientes.

"Cuando uno de nosotros pierde la vida, debemos unirnos", dijo el policía Lucas Grant, de la oficina policial del condado Richmond en Augusta, Georgia.

Después de que centenares de agentes dieran la espalda a una pantalla de televisión en la que salía de Blasio mientras hacía declaraciones durante el funeral de Ramos efectuado la semana pasada, el jefe de la policía, William Bratton, envió un memorando en el que les solicitó que mostraran respeto y afirmó que "lo principal en el funeral de un héroe es el luto, no la queja".

Sin embargo, algunos agentes y policías retirados dijeron que aún se sentían obligados a mostrar su desdén al alcalde. Los dirigentes del sindicato de policías afirman que él contribuyó a un ambiente que propició el asesinato de ambos policías porque apoyó las protestas después de que agentes blancos dieran muerte a los individuos negros Eric Garner, en Staten Island, y Michael Brown, en Ferguson, Missouri.

"El alcalde no nos respeta. ¿Por qué deberíamos respetarlo?", afirmó Camille Sanfilippo, detective retirada del Departamento de Policía de Nueva York, quien figuró entre los agentes que dieron la espalda el domingo al alcalde.
El asesino de los dos policías, Ismaaiyl Brinsley, se suicidó poco después de balearlos en una emboscada a plena luz del día en una calle de Brooklyn. Los investigadores dicen que Brinsley era un individuo solitario,

perturbado emocionalmente, que había publicado comentarios en internet que hacían referencia a las muertes de hombres negros desarmados a manos de policías blancos, prometiendo poner "alas a los cerdos". Antes de ultimar a los agentes hirió de bala a una ex novia en Baltimore.

El asesinato de los agentes exacerbó los sentimientos que rodean al ya de por sí tenso debate nacional sobre la conducta de los policías. Desde el asesinato de Ramos y Liu, la policía de Nueva York ha investigado al menos 70 amenazas contra sus efectivos y más de una docena de personas han sido arrestadas.

Tras la muestra de desdén del domingo, Lynch dijo que los agentes "tienen derecho a que se escuche su opinión, como la de todo el mundo que protesta en la ciudad " y destacó que el "gesto orgánico " de los policías fue fuera del servicio. El alcalde tuvo un recibimiento respetuoso entre los efectivos que estaban en el interior.

El NYPD decline relazar comentarios y el portavoz de de Blasio, Phil Walzak, dijo que el alcalde estaba centrado en honrar a los agentes caídos.

George Breedy, un teniente del departamento estatal de St. Charles Parish en Luisiana, dijo que no protestaría contra de Blasio. "Estamos aquí para rendir homenaje a los agentes", señaló.

El funeral de Liu se retrasó para que familiares de China pudiesen viajar a Nueva York, donde este otoño se casó con Pei Xia Chen.

"Es mi alma gemela", dijo. "Mi héroe".

Fuente: AP.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América