jueves 10 de marzo de 2016
PLANETA AMÉRICA

Un labrador salvó a su pequeño amo de un pico de diabetes

El caso ocurrió en Estados Unidos y ya dio la vuelta al mundo. El can, llamado Jedi, logró lo que no pudo hacer el tester electrónico que poseía el niño mientras dormía.

Un perro labrador salvó a su pequeño amo al intuir un pico de diabetes que estaba sufriendo mientras dormía, algo que no había podido detectar el aparato electrónico que monitoreaba a la pequeña.

Luke Nuttal tiene siete años y padece diabetes tipo 1, una dolencia que suele aparecer en niños y personas jóvenes y produce la destrucción total de las células beta del páncreas, lo cual hace que los pacientes insulinodependientes y desde edades tempranas.

Debido a su enfermedad, los niveles de azúcar en la sangre de Luke son monitoreados continuamente. Para ello cuenta con dos aliados: una máquina diseñada para tal fin, y su perro "Jedi", un animal entrenado para olfatear literalmente los cambios en la sangre de su dueño.

Días atrás, Luke dormía junto a su madre Dorrie y bajo el control del aparato monitor, que permanecía en silencio. De repente, Jedi comenzó a mostrar inquietud, por lo que la madre del pequeño dio un vistazo al aparato: no había novedad.

Ella regresó a la cama, pero Jedi no se dio por vencido. Comenzó a saltar sin parar hasta que la madre de Luke comprendió que algo andaba mal. De inmediato despertó al niño y le extrajo una muestra de sangre de la yema de un dedo. El rápido test demostró que el azúcar en la sangre de su hijo era muy bajo y tendía a seguir bajando. Conociendo la situación, ella tomó las medidas necesarias para estabilizar a Luke.

"Luke estaba durmiendo a mi lado, pero sin Jedi no me habría dado cuenta de que el azúcar estaba cayendo a un nivel tan poco seguro", contó Dorrie en una página de Facebook que ella misma creó para divulgar el caso de su hijo y de otros niños diabéticos.

Dorrie, residente en California (Estados Unidos), afirma que los perros entrenados para detectar la diabetes son una valiosa herramienta en casos como el de Luke, lo que demostró claramente al superar a la máquina. "Su sentido del olfato es increíblemente poderoso, y es hasta 100.000 veces más sensible que el nuestro", afirmaron.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América