lunes 25 de abril de 2016
NOTICIAS EN AMÉRICA

Un mueble de una reconocida marca causó la muerte de al menos tres bebés

El fabricante sueco ya lanzó en julio del año pasado una campaña de seguridad para instar a sus clientes a anclar a la pared los muebles de la serie Malm.

La serie de cajoneras Malm, uno de los muebles de dormitorio más populares de Ikea, provocó la muerte de al menos tres menores de dos años en Estados Unidos desde 2014. El fabricante sueco ya emitió una advertencia de seguridad en julio del año pasado a raíz de los dos primeros casos conocidos, en los que sendos niños murieron al ser aplastados por uno de los modelos de este mueble.

Ikea realizó entonces una campaña en la que instaba a sus clientes de todo el mundo que tuvieran algún modelo de la cómoda Malm a anclarla en la pared.

Sin embargo, la campaña de seguridad no tuvo el eco suficiente, ya que recientemente se conoció otro accidente mortal. El portal digital estadounidense "The Philadelphia Inquirer" explica el caso de Ted McGee, un niño de 22 meses de Minnesota que falleció el pasado mes de febrero cuando cayó sobre él un modelo de la cajonera Malm.

Anteriormente, otros dos niños habían muerto en parecidas circunstancias: a Current Cullas, un niño de dos años, se le cayó encima un mueble Malm de seis cajones en 2014; un modelo más pequeño, de sólo tres cajones, también volcó sobre el pequeño Camden Ellis, causándole la muerte cuatro meses después.

Tras los dos primeros accidentes, Ikea y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo en EEUU reconocieron públicamente que estos aparadores podían llegar a ser "potencialmente peligrosos e inestables si no se fijan a la pared". El fabricante sueco envió desde entonces más de 300 mil kits de anclaje a sus clientes que los solicitaron.

Pero las ventas de las cajoneras de la serie Malm, que cuestan entre 40 y 120 euros, se cuentan por millones en todo el mundo, así que la campaña de seguridad no ha llegado ni mucho menos a la mayoría de los consumidores.

Los padres de Ted McGee nunca tuvieron conocimiento de esta campaña ni sabían del riesgo de no anclar el mueble a la pared, según afirman sus abogados. Los McGee están valorando la posibilidad de demandar a la compañía sueca.

Entretanto, sus abogados pusieron en marcha una página web con el doble objetivo de advertir a los usuarios de los peligros de este tipo de muebles y encontrar otras familias de afectados por este tipo de accidentes.

Embed


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América