jueves 09 de febrero de 2017
Córdoba

Internan a un bebé tras comprobar que tenía restos de cocaína en sangre

El menor, de apenas 14 meses, también presentaba lesiones compatibles con golpes. Su madre admitió que es adicta y fue derivada a un neuropsiquiátrico

Un niño de 14 meses presentó restos de cocaína y cafeína en sangre y permanece internado en un hospital de la ciudad de Córdoba, y tenía también lesiones compatibles con golpes, mientras su madre admitió que es adicta y fue derivada por orden de la fiscalía a un neuropsiquiátrico.

La fiscal Mercedes Balestrini ordenó la internación de la madre del niño e imputó al padre del menor de edad, reportaron hoy medios locales, en un caso que se detectó a fines de enero.

La madre del niño, de 25 años, admitió ante la justicia que es adicta a las drogas, mientras el padre del menor de edad fue imputado en la causa por cargos vinculados al maltrato que presentaba el niño.

El menor de edad permanece internado en el Hospital de Niños de la capital cordobesa, donde los médicos aseguraron que se encuentra fuera de peligro.

El caso fue detectado a fines de enero pasado por un policía, quien vio a la madre y al niño en la peatonal del centro de la ciudad de Córdoba. El efectivo policial consideró que la mujer tenía una actitud sospechosa. Y cuando se acercó, notó que el niño se encontraba en mal estado, tras lo cual la mujer fue detenida por disposición del fiscal Rubén Caro.

El niño, tras la detención de la madre, fue llevado al hospital pediátrico local, donde se le realizaron estudios y se constató que presentaba restos de cocaína y cafeína en la sangre, y lesiones en el rostro.

José Piñero, jefe de la secretaría de Niñez Adolescencia y Familia (Senaf) de Córdoba, dijo en declaraciones reportadas por radio Cadena 3 que "advertida por el Poder Judicial de la situación, la Senaf tomó una medida excepcional que fue ubicar a este niño dentro de la familia ampliada".

"Pasamos de un paradigma en el que sosteníamos de que todos los chicos debían ser institucionalizados a un criterio que trata de garantizar que el chico siga vinculado a su familia. Sólo excepcionalmente, cuando no queda otra, resolvemos que salga de ese círculo", sostuvo.

Piñero consideró, ante las críticas que puede generar esa decisión, ya que el niño fue víctima en el interior de la familia, que los equipos técnicos trabajaron en un seguimiento antes de definir la medida. "Los psicólogos y trabajadores sociales van al sector y trabajan con los vecinos, en los centros de salud, en las escuelas, con las familias", dijo.

Fuente: La Capital

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América