jueves 29 de septiembre de 2016
NOTICIAS EN AMÉRICA

Compró un lavarropas, se lo entregaron y luego ella misma se lo dio al ladrón

Sucedió en Mar del Plata, donde una mujer recibió el aparato en su domicilio, pero luego una persona vestida con el uniforme de la cadena de electrodomésticos le tocó el timbre para decirle que estaba mal seriado y se lo llevó.

Al mejor estilo "Nueve reinas", una muchacha de Mar del Plata fue estafada cuando recibió un lavarropas en su domicilio y luego fue retirado por otro hombre que se hizo pasar como empleado de la cadena de electrodomésticos. El estafador le dijo que el lavarropas estaba mal seriado y se llevó el producto.

Según publicó el sitio 0223, el hecho ocurrió el 13 de septiembre, pero trascendió en las últimas horas, a partir de los videos que quedaron registrados en las cámaras de seguridad del edificio ubicado en el microcentro de Mar del Plata.

La joven compró un lavarropas y pactó la entrega en su domicilio el último martes 13. Además de la susceptibilidad que despierta ese día en particular, vale recordar que por esas horas Mar del Plata padecía el temporal de viento más fuerte que se recuerde en muchos años.

Embed
Según se puede apreciar en el video, a las 13.32 se ve que un joven empleado de la cadena de electrodomésticos le toca el portero eléctrico a la cliente para avisarle que tenían su lavarropas. Detrás de ese joven, hay otro hombre que fue quien cometió el hurto.

Las imágenes muestran a la joven bajar hacia el hall del edificio, mientras espera que le entreguen el electrodoméstico. El trabajador se hace presente y la acompaña hasta su departamento donde se efectiviza la entrega.

A las 14.16, la cámara que enfoca hacia la puerta de entrada del edificio, muestra que el autor del ilícito se hace presente con un vehículio que utilizan para transportar este tipo de electrodomésticos y toca el portero. Dos minutos después, la joven que había comprado el lavarropas baja y le abre la puerta.

"Se presentó con un empleado de Garbarino y le dijo que el lavarropas estaba mal seriado y se lo tenía que llevar. ¿Cómo se iba a imaginar que era un estafador?", contaron a este medio. El desenlace es que cinco minutos después el hombre se retira con el lavarropas por la puerta principal del edificio sin la más mínima dificultad.

Horas después, la joven confirmó que había sido víctima de una estafa y radicó la denuncia en la comisaría primera de Mar del Plata.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América