martes 22 de septiembre de 2015
gran_hermano_2015_el_debate

No se animó: Mariano perdió su propio desafío

"Si traés un tatuador, me tatuo en la cola el ojo de GH”, había lanzado el cordobés. Y Gran Hermano cumplió, pero el cordobés terminó desistiendo.

Dicen que se debe tener cuidado con lo que uno desea porque puede volverse realidad. Y algo de eso ocurrió con Mariano dentro de la Casa. Tal vez porque quería llamar la atención, el cordobés lanzó un desafío a Gran Hermano que, al final, lo dejó mal parado.

En el jardín, y mirando hacia una cámara, afirmó: “Lo hago para quedarme, tengo una propuesta para hacerte. Si traés un tatuador, me tatuo en la cola el ojo de GH”. Y el Big, no solamente cumplió, sino que llevó a la Casa a Mariano Antonio, quien para muchos es considerado el mejor tatuador de Argentina.

Convocado al Cuarto Rojo para cumplir con el reto, la sorpresa del cordobés fue doble: por un lado, al encontrarse a una estrella dentro del mundo del tatoo; por otro, por la tarea por la que Antonio había sido convocado.

“Posiblemente me vaya mañana a la m…, no puedo hacer esto. Por ahora, no”, afirmó el grandote, sin poder ocultar su asombro por todo lo sucedido. Al final, intentó “negociar” con hacerse un trabajo distinto en otro lugar del cuerpo, pero ya era tarde: él mismo había perdido su propio desafío.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América