jueves 08 de enero de 2015
mendoza

Mireya Córdoba, de 74 años, es la mujer que murió cuando estaba en el Pami de Mendoza

La mujer estaba con su marido, cuando habría dicho que sintió frío y se descompensó. Los demás afiliados fueron desalojados del edificio y manifestaron su indignación. Otras dos personas se descompensaron.

Mireya Córdoba, de 74 años, es la mujer que murió en la mañana de este jueves en el interior de la delegación de Pami de calle Córdoba y Rioja, de Capital. Estaba acompañada de su marido. Habría dicho que sentía frío y se descompensó.

Fue cerca de las 9 cuando Mireya se descompensó y fue asistida por una médica del lugar, pero no pudo reanimarla. Mientras tanto llamaron a una ambulancia, la cual demoró alrededor de media hora, cuando la mujer ya había fallecido.

Algunos testigos señalaron que la mujer llegó junto a su esposo cerca de las 6 de este jueves para conseguir uno de los 450 turnos que se dan por día y ser atendida.

Después de ocurrida la muerte llegó al edificio personal de Policía Científica para hacer las pericias en el lugar y llevarse el cuerpo de Mireya Córdoba.

El hijo de la mujer llegó al lugar en un elevado estado de nerviosismo debido a lo ocurrido. El hombre quería salir del edificio, pero las personas que estaban allí no se lo permitieron.

La fiscal de Delitos Complejos Claudia Ríos llegó al lugar para determinar la situación, y sostuvo que ella no es competente en esta investigación debido a que se trata de un organismo nacional por lo que la causa quedó en manos de la Justicia Federal.

Otras dos personas se descompensaron
Dos hombres se descompensaron dentro de la sede de Pami de calle Córdoba luego de la muerte de Mireya.

Luego del fallecimiento de la afiliada, los empleados de Pami desalojaron el edificio y sacaron a la calle a todos los jubilados que esperaban ser atendidos, pero algunos quedaron en el interior.

Uno de ellos se descompensó, fue acostado en el suelo e inmediatamente pidieron una ambulancia. A los pocos minutos el hombre se repuso y lo sentaron en una silla.

Pero poco más tarde, otro afiliado del Pami se sintió mal y también debió ser asistido en el lugar.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América