miércoles 18 de noviembre de 2015
noticias_en_america

"Mi papá está peleando con la mami", fue el alerta que dio la hija de 5 años mientras el médico apuñalaba a su mujer

Roxana Sosa (37) se debate entre la vida y la muerte luego de haber sido apuñalada el lunes por su esposo, médico del Hospital Central de Mendoza, Fernando Fernandez (39).

Catherina Gibilaro
cgibilaro@diariouno.net.ar


Los cirujanos del hospital Lagomaggiore intentan sacarla del estado crítico debido a hemorragias internas. Los vecinos y amigos no alcanzan a comprender cómo pudo  haber ocurrido algo tan trágico. Máxime porque el ataque a la indefensa mujer sucedió delante de la más pequeña de las hijas del matrimonio, de cinco años, y de la madre de la víctima, quien padece un ACV y demencia senil. Sin embargo, según trascendió, ella habría comprendido la gravedad del caso cuando vio a su hija tirada en el suelo.

Este grave hecho de sangre sucedió a las 18 del lunes en el complejo edilicio de Estrada esquina Balloffet, en Las Heras, donde residía la pareja.

De acuerdo con los dichos de Betiana –es íntima amiga de Roxi desde hace años–, quien tiene a su cargo momentáneamente a los niños y a la madre de su amiga, fue la pequeña la que ante el ataque del padre a su mamá corrió a llamar a un vecino diciéndole “ mi papá está peleando con la mami”.

La mujer agregó: “Estamos tratando que hable y cuente cómo pasó. Yo preferí decirles la verdad, o sea que su mamá está en el hospital y no se encuentra bien. Esto lo hago porque ellos confían plenamente en mí y no los puedo defraudar”.

En cuanto al estado de los niños, contó que “el que está peor y lloró mucho es el 10 años, que fue quien llegó del colegio a su casa y se encontró con que se llevaban a su mamá; subió al departamento y vio un gran charco de sangre que lo shockeó enormemente. El hecho de haber llorando tanto lo ayudó bastante. La chiquita no te puedo decir que está bien. El mayor de 14 años no vio nada porque estaba durmiendo en el departamento contiguo que ellos compraron pero obviamente está mal, tratando de salir de esto. Ellos quieren quedarse conmigo porque nos queremos mucho. Están rodeados todo el día de amigos y de esta manera soportan un dolor semejante. Ahora llegaron unos primos de Roxi que son de Rivadavia y se harán cargo de ellos”.

“Yo dentro de un rato voy a ir al hospital para ver cómo sigue, porque me dijeron que empeoró”.

Sigue el asombro por el hecho

”Nosotros no podemos salir de nuestro asombro. Si bien sabíamos que había problemas de pareja, esto no me hizo pensar nunca que el desenlace iba a ser éste”, dijo muy shockeada Betiana.

La amiga de la víctima desmintió lo que los medios dijeron en un primer momento, que Roxi trabajaba con su marido en el Hospital Central. “No es así. Ella lo hacía en el Hospital Español y él en distintas partes”.

“Nos sorprendió a todos. Yo sé que estaban tratando de mejorar la situación de pareja. El domingo pasado, y como lo hacíamos siempre, nos juntamos y le pregunté a ella sobre la crisis que estaba pasando y me respondió con un lacónico ‘ahí vamos’, y no dio más detalles. Lo que sí me reiteró es que “lo más importante son los chicos”.

Betiana al hacer una semblanza del médico dijo: “Fernando no es agresivo y estaba en tratamiento psiquiátrico pero por los problemas de pareja. Ella en cambio iba a un psicólogo. Él es un poco arrebatado pero jamás pensamos  que podía caer en esto. Nos juntábamos todos los domingos porque somos amigos de años. Yo antes vivía en el mismo complejo de departamentos que ellos pero luego me cambié a Godoy Cruz. Pero siempre integrábamos un grupo y hacíamos deportes”.

"Discutían mucho y era muy nervioso"

Luz Marlen Pivet vive en el mismo complejo que Roxi. Se conocen desde hace años. La mujer recordó que hace unos días el hijo mayor de la pareja le contó llorando al suyo, de 19 años, que sus padres discutían mucho y que su papá se ponía muy nervioso.

“Mi  hijo, que sufrió mucho la separación con mi marido, le dijo tratando de alentarlo: ‘Rezá mucho y pedí que ellos resuelvan sus problemas’”. 

Respecto de la personalidad del agresor,  Luz señaló que “Fernando saludaba siempre pero pocas veces hablé con él. En cuanto a Roxi, puedo decirle que es una mujer muy alegre. Es muy deportista. Con el esposo incluso hicieron artes marciales antes de que naciera la nena. Ella se preocupaba mucho por los chicos, siempre fue muy cariñosa”. “Hace unos tres días –agregó– le dije que estaba muy flaca”. Ella por toda respuesta levantó los hombros y dijo simplemente ‘Y…’, como resignada. Ese mismo día vi a Fernando que salía de la casa con unos bolsos y pensé menos mal que resolvieron sus problemas en forma tranquila... que terminó todo en paz”. “Lo de ayer me descolocó, no lo podía creer. Me queda sólo rezar”, concluyó.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América