domingo 11 de septiembre de 2016
MAURO LA PURA VERDAD

"Lo más trágico fue saber que había vidas debajo de los escombros y no podían ser rescatadas"

Alejandra es médica y estuvo en el momento del atentado a las Torres Gemelas. "Yo vi ahí la maldad, el terror y el horror" aseguró. En el ataque terrorista murieron 2.996 personas y provocó más de 6.000 heridos.

Estados Unidos conmemorará el domingo el 15° aniversario de los atentados de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono, ataques que dejaron una huella imborrable y marcaron un antes y un después en todos los ámbitos de la vida de los norteamericanos.

Alejandra Ciappa es médica y vivía en nueva York en aquel 11 de septiembre de 2001, cuando dos aviones secuestrados por terroristas, se estrellaron contra los emblemáticos edificios.

"Yo escuché el estruendo cuando salía de mi casa. Tardé como una hora en darme cuenta de que se trataba de un atentado", manifestó la mujer en "Mauro la pura verdad".

"Lo más trágico fue saber que había vida debajo de los escombros y que no podían ser rescatadas", contó Alejandra al recordar el ataque que cambió al mundo.

Además de su impacto geopolítico, los atentados de la red islamista Al Qaeda con cuatro aviones de pasajeros secuestrados, que dejaron 2.996 muertos y más de 6.000 heridos, tuvieron profundos efectos en la política, la economía, la sociedad y la cultura de Estados Unidos.

La estructura del gobierno, la legislación antiterrorista, la sensación de seguridad y la percepción de las minorías musulmanas; la forma de viajar en avión y de relacionarse, los hábitos religiosos, el cine, la literatura, la música y hasta el lenguaje, nada escapó al trauma.

La paranoia y la angustia respecto de futuros ataques se extendió entre los estadounidenses de todo el país, en línea con un sentimiento de temor e indefensión, un incremento de la vigilancia y una mayor demanda de seguridad que la policía aceptó gustosa.

De paso, la militarización policial fue otra de las fuertes consecuencias del 11-S, ya que cientos de vehículos blindados usados por el Ejército en las guerras de Afganistán e Irak fueron a parar a las manos de las policías de diversos estados -y luego sacados a las calles para contener protestas raciales, por ejemplo-.


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América