miércoles 19 de agosto de 2015
Terror y misterio

Las extrañas anotaciones que tenía la víctima de un crimen ocurrido en Guaymallén

Julio Abue (34) fue acribillado en Bermejo el viernes pasado. En sus bolsillos tenía varios papeles con números telefónicos que ahora están siendo investigados.

Por Sebastián Salas
salas.sebastian@diariouno.net.ar / @sebasalas_


Varios papeles con números telefónicos se han convertido en la línea investigativa a seguir por el homicidio de Julio Alberto Abue, el ex convicto de 34 años que fue acribillado a balazos en la tarde del viernes pasado en Guaymallén. Los antecedentes de la víctima fatal.

El cuerpo de Abue fue encontrado en el barrio Dos Costas, ubicado en Bermejo, con cinco impactos de bala. Policía Científica determinó a prima facie que recibió dos proyectiles en la espalda, dos en los brazos y uno en la cabeza. En la escena se hallaron más de cinco vainas servidas que están siendo peritadas por balística.

Lo primero que llamó la atención de los investigadores es que la víctima tenía todas sus pertenencias, hasta su billetera que tenía guardada en un bolsillo. Esto llevó a descartar la hipótesis de que se trató de un homicidio por un robo.

Abue también tenía su teléfono celular, el cual será revisado por los pesquisas para determinar si hay mensajes amenazantes. De todas formas, en un primer vistazo que realizaron junto a la esposa del muerto, los sabuesos judiciales no encontraron nada extraño.

Pero lo más llamativo es que el hombre tenía repartidos en sus bolsillos varios papelitos con números telefónicos anotados. “No tienen nombre ni nada. Vamos a empezar a verificar a quién pertenecen esas líneas y cuál es la relación con el muerto”, explicaron fuentes ligadas a la causa.

La pesquisa se ha tornado dificultosa ya que no hay testigos presenciales del ataque armado. Los vecinos de la zona se limitaron a manifestar que escucharon varias detonaciones y cuando salieron a la calle se encontraron con Abue tendido en el suelo.  De todas formas, los investigadores esperan que con el correr de los días surja algún dato ya que la víctima fatal vivía en la zona.

Su esposa manifestó que hace tres semanas había recibido amenazas: “Sabían que el hombre había salido de la cárcel –en julio- y le dijeron que se cuidara porque le iban a hacer algo”, detallaron las autoridades, aunque esta pista no está firme.

La investigación a cargo del fiscal departamental Juan Ticheli no descarta que el crimen tenga alguna vinculación con el prontuario delictivo que tenía la víctima fatal.

Absuelto en un homicidio, condenado por amenazas

El 20 de marzo de 2011, Mario Emiliano Bustos (18) fue asesinado en el barrio Nueva Esperanza de Guaymallén. Esa madrugada, el joven circulaba en una bicicleta y dos personas le efectuaron cinco disparos desde una moto.

Por el hecho, Julio Abue fue detenido e imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. En junio de 2013 llegó a juicio oral y público pero la Primera Cámara del Crimen lo declaró inocente por el homicidio pero lo condenó por tres causas acumuladas.

El hombre recibió cuatro años de prisión por el delito de amenazas simples, lesiones leves y amenazas agravadas. En julio pasado, más precisamente el 7, recuperó su libertad tras cumplir dos años de la condena.

Acribillado

Minutos antes de las 21 del viernes pasado, un llamado al Centro Estratégico de Operaciones (CEO) alertó sobre una persona que se encontraban sin vida entre la manzana 3 y 4 del barrio Dos Costas. Personal policial llegó al lugar y constató que se trataba de Julio Alberto Abue, un residente de la zona.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América