martes 22 de septiembre de 2015
america_insolita

La mitad de los adolescentes usa mal el preservativo

Un estudio demuestra que los jóvenes argentinos suelen cometer errores que puede llevar al fracaso del método de anticoncepción. La buena: en la última relación sexual el 66 por ciento usó preservativo.

El preservativo está considerado un método eficaz para evitar embarazos no planificados y para proteger a ambas personas que mantienen la relación sexual de la transmisión de enfermedades. Pero para que sea efectivo hay que usarlo bien.

Un estudio del Instituto Gino Germani, la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil y el Departamento de Ginecología Infanto Juvenil del Hospital Italiano, indicó que a nivel nacional sólo cinco de cada diez adolescentes usa el preservativo como método anticonceptivo, mientras que el 35 por ciento confesó no haberse cuidado en su primera relación sexual.

Según la investigación comparativa del Instituto Gino Germani, en la Capital Federal se triplicó el número de adolescentes que usan la píldora del día después como método anticonceptivo, mientras que el uso de preservativos bajó el 10 por ciento, del 76 por ciento, en 2005, a 66 por ciento, en 2012.

Sin embargo es alto el uso de preservativo, por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires, el 66 por ciento de adolescentes que usaron preservativo en la última relación sexual. En tanto, los varones de clase media son los que usan profilácticos con más frecuencia.
"Encontramos una gran cantidad de errores y falsos mitos que constituyen un verdadero riesgo para la prevención de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no planificados", dijo la doctora Laura Cesarato, a cargo del Departamento de Ginecología Infanto Juvenil del Hospital Italiano, en un artículo publicado hoy por La Nación.
"Durante las charlas en los colegios surgen inquietudes, preguntas y se comparten experiencias, y allí surgen todo tipo de cuestiones. Por ejemplo, dejar el preservativo al rayo del sol, en mochilas o bolsillo trasero del pantalón por varios días; colocarlo justo antes de eyacular; probarlo previamente y llenarlo de agua para ver si está pinchado; usar aceites, vaselina o manteca como lubricantes, lo que puede provocar fisuras en el látex; no sacar el aire de la tetilla que el condón tiene en la punta, con lo cual corre riesgo de rotura; lo mismo que abrir el envoltorio con los dientes o usar dos preservativos juntos; dejar el pene en la vagina luego de la eyaculación por bastante tiempo, el pene se pone flácido y el preservativo puede quedar dentro de la vagina", enumeró la doctora Claudia Marchitelli, ginecóloga y especialista en patología vulvar.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América