martes 06 de enero de 2015
pais

La Iglesia agradeció la designación de Villalba

“Vivimos este hecho como un reconocimiento a la persona y el ministerio de un pastor que ha servido con entrega, lucidez y compromiso a la Iglesia en Argentina”.

El nombramiento del arzobispo emérito de Tucumán Francisco Villalba como futuro cardenal de la Iglesia católica tuvo muestras de adhesión desde la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y el Arzobispado de la diócesis norteña.

Por su parte, la Comisión Ejecutiva del Episcopado le envió un mensaje al Santo Padre para agradecerle por la creación del nuevo cardenal, cuyo nombramiento será el 14 de febrero.

“Vivimos este hecho como un reconocimiento a la persona y el ministerio de un pastor que ha servido con entrega, lucidez y compromiso pastoral a la Iglesia en la Argentina”, manifestaron los prelados.

En tanto, el arzobispo de Tucumán, Alfredo Zecca, en un comunicado, consignó que el “monseñor Villalba ha servido a la Iglesia con mucha generosidad en las diversas tareas pastorales que en su ya larga vida ministerial se le han confiado”.

“Nos alegramos con él y lo encomendamos a Dios para que, desde su lugar como miembro del colegio cardenalicio, pueda servir al Santo Padre con su consejo”, expresó Zecca.

Villalba estuvo al frente del Arzobispado de Tucumán hasta que renunció en 2011 por cuestiones de edad y fue estrecho colaborador de Jorge Bergoglio en diversas oportunidades.

El designado cardenal argentino, afirmó ayer que Francisco quiere un colegio cardenalicio que sea más universal y representativo de todos los países, al tiempo que consideró que su nombramiento representa un reconocimiento a la zona del Noroeste argentino y en especial de Tucumán, de donde es arzobispo emérito.

“Es indudable que el Papa quiere que el colegio cardenalicio sea más universal, más representativo de todos los países, y poco a poco lo está logrando”, dijo monseñor Villalba en declaraciones a radio Mitre.

El arzobispo emérito de Tucumán contó que se enteró de la designación –anunciada el domingo en el Vaticano– mirando por televisión el Angelus que rezaba Francisco en la plaza San Pedro, marco en el cual el Papa argentino anunció la creación de 15 nuevos cardenales electores y cinco no electores, entre ellos Villalba.

“Recibí la noticia con sorpresa, no lo esperaba. Todavía no hablé con el Papa, lo haré más adelante”, dijo el prelado.

Con el nombramiento de Villalba, ya suman cuatro los cardenales argentinos.

Dos de ellos –Mario Poli y Leonardo Sandri– podrán votar en un futuro cónclave para elegir un nuevo Papa por ser menores de 80 años. Otros dos –Estanislao Karlic y Villalba–, mayores de esa edad, no podrán ser electores.

Para Villalba, su designación representa “un reconocimiento al NOA y Tucumán, ya que desde está región comenzó una corriente evangelizadora muy importante y es una zona muy religiosa”.

“Además, Tucumán está a la puerta del Bicentenario. Es un reconocimiento a esta zona que no habí­a tenido un cardenal. Una delicadeza del Papa en ese sentido”, concluyó Villalba, quien viajará en febrero a Roma para participar del consistorio de cardenales.

En tanto, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, se refirió ayer a la creación de nuevos cardenales.

Explicó que “con respecto al número de 120 electores, habían quedado 12 puestos libres en el colegio cardenalicio, en la actualidad o en los próximos meses. El Papa ha superado ligeramente este número, pero se ha mantenido muy cerca del mismo, de modo que queda sustancialmente respetado”.

Con relación a los obispos eméritos nombrados cardenales, como es el caso de Villalba, señaló lo que de ellos dijo el Papa en su breve introducción.

“Representan a muchos obispos que, con el mismo cuidado que los pastores, han servido como pastores de diócesis, y también en la Curia y en el servicio diplomático”, sostuvo el Sumo Pontífice.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América