martes 06 de enero de 2015
mendoza

La apertura de la calle Godoy Cruz sigue trabada por un viejo conflicto con la Unión Ferroviaria

Le bajaron la barrera: argumenta que afectará el funcionamiento del único taller de locomotoras del país. El intendente de Mendoza negociará una salida con la Nación.

Por Carina Luz Pérez
perez.carina@diariouno.net.ar

Como si el tiempo no hubiera pasado, las obras sobre calle Godoy Cruz de Capital para conectarla con Roque Saenz Peña de la Sexta Sección aún son una expresión de deseo. Al menos desde el 2008 están en conversaciones la Comuna, la Nación y la Unión Ferroviaria, para concretar una de las pocas arterias que unirá en sentido oeste-este la ciudad, pero todavía los protagonistas de esta interminable historia no logran destrabar un viejo conflicto por el destino de los talleres ubicados en el mismo predio.

El gremio, luego de “acordar” en varias oportunidades con el desaparecido intendente Victor Fayad y el propio ministro de Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, el avance de la obra, ahora insisten en que es incompatible con la actividad ferroviaria que se desarrolla en ese lugar.

“No nos oponemos a la apertura de la calle, pero como está planteada, se estará siempre cortando el tránsito. Si cada vez que llegue una máquina del tren a reparaciones se tendrá que cortar el paso de los autos, no va a servir para lo que desde el municipio dicen, aliviar el tráfico en esa zona. Y más aún con el impulso que tiene el transporte de trenes de carga”, explicó Carlos Sosa, titular de la Unión Ferroviaria de Mendoza.

Agregó que el acuerdo con la comuna consistía en hacer un viaducto, y como esto no se cumplió, obstaculizaron la continuidad del proyecto. También presentaron una segunda alternativa para rodear el lugar de los talleres, que tampoco prosperó.

Sosa detalló que “allí trabajan más de 200 personas en la reparación de los trenes que utiliza Belgrano Cargas, lo cual la sociedad mendocina desconoce por completo, creen que allí no hay nada”. E invitó a este medio a concurrir al lugar para verlo. Sin embargo, Diario Uno se acercó a estos talleres para fotografiar la actividad, pero fue impedido el paso del reportero gráfico aduciendo que era necesario presentar un pedido por escrito.

En tanto, las obras están paradas y ni la municipalidad de Capital ni la unión de empresas Ceosa- Cartellone, que tiene adjudicada la licitación de la apertura, puede pasar. De hecho, el sindicato ha alambrado el acceso al sitio y en 8 meses se avanzó sólo el 30% de la calle, cuando ya tendría que estar terminada, según las estimaciones de las constructoras.

El 14 de enero, el intendente de la Ciudad, Rodolfo Suárez, tiene previsto viajar a Buenos Aires para intentar destrabar el problema con la Administración Nacional de Infraestructura Ferroviaria (ANIF), verdadera “dueña” de los talleres y el predio.

Pero lo curioso del caso es que los diversos acuerdos entre la ANIF y el gremio nunca fueron plasmados en un convenio por escrito, aún cuando la obra fue licitada, adjudicada e iniciada con fondos del Estado nacional, bajo la responsabilidad del municipio de ejecutarla. Algo que el jefe comunal capitalino buscará que se concrete en adelante.

De todos modos, para Suárez, “es casi seguro que esto terminará judicializándose, porque tendrá que recurrir a la Justicia la Administración Nacional de Infraestructura Ferroviaria”.

En cuanto a la obra en sí misma, Suárez recordó que hubo varios encuentros entre el sindicato, el Gobierno provincial, la comuna, donde estuvieron la presidenta Cristina Fernández y el ministro Randazzo, durante los cuales la Unión Ferroviaria expresó su acuerdo.

“Si el problema es cortar el tránsito, cuando tengan que hacer la maniobra para ingresar las máquinas, le hemos ofrecido infraestructura y personal, para hacerlo, pero tampoco quieren”.

El otro problema a resolver es el costo de la obra, porque en principio fue licitada por unos $20 millones, pero las demoras redundarán en el aumento de los costos pautados.

►30 metros. Tendrá el ancho de toda la calle (banda de rodamiento más veredas) y la calzada dispondrá de 15 metros de ancho, en armonía con Godoy Cruz y Sáenz Peña.

►En 2008 empezó el conflicto. Con la Unión Ferroviaria, que argumenta defender 200 puestos de trabajo en los talleres para reparar locomotoras.

►"Allí trabajan 200 personas en la reparación de los trenes, lo cual la sociedad mendocina desconoce por completo” (Carlos Sosa, titular de la Unión Ferroviaria).

►"Si el problema es cortar el tránsito cuando tengan que ingresar las máquinas, le hemos ofrecido hacerlo nosotros, pero tampoco quieren” (Rodolfo Suarez, intendente).

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América