martes 17 de enero de 2017
INTRUSOS

María Valenzuela: "Pedí ayuda porque me di cuenta de que me iba a morir"

La actriz recordó cómo fue el duro trance que debió atravesar para superar una profunda depresión que la llevó a perder 10 kilos. "No comía. Sí tomaba muchas pastillas para dormir", reconoció.

Cuando pasaron poco más de tres meses de haber estado internada en un neuropsiquiátrico a raíz de una profunda depresión, María Valenzuela pasó este martes por Intrusos, recordó el que fue uno de los trances más duros de su vida y reveló qué fue lo que la llevó a buscar ayuda.

"Pedí ayuda porque me di cuenta de que me iba a morir si seguía así. A partir de julio empecé en el campo (en Luján) a estar inestable, a deprimirme por el proyecto que yo había emprendido, en el que mi socio ponía el predio y yo ponía todas las reformas y la decoración. El presupuesto de julio de este año no era el mismo que el de julio del año pasado y eso me empezó a angustiar un poco", señaló inicialmente María, quien luego recordó el momento que marcó un punto de inflexión en su vida.

"Hasta que un día me despierta el celular y me dicen que mi hermano del corazón, Gaspi (Gaspar), había fallecido. A partir de ahí me levanté y empecé a hacer todos los trámites para enterrarlo y ya después, así como el campo me descansó y me dio mucha energía, me la chupó y empecé a no comer. Lo único que hacía era desayunar: una galletita, un café con leche y después, durante todo el día, no comía. Sí tomaba muchas pastillas para dormir porque no quería salir de la cama. Y ahí fue cuando perdí 10 kilos", recordó.

"Y Fabricio, que hace la asistencia y es mi hermano del corazón, y compartíamos este proyecto juntos, me vio y lo que hizo fue llamar a mis hijos para que vinieran a tomar riendas en el asunto. Porque así no podía seguir", agregó la actriz.

Después de una internación relativamente breve, que incluyó un tratamiento psiquiátrico, María volvió al campo, donde empezó a sufrir ataques de pánico. A raíz de esto, según reveló, un día en el que permaneció en la casa de uno de sus hijos fue clave para buscar ayuda profesional nuevamente: "Me tiré en la cama y empezaba a llorar. Mi hijo venía, me contenía, me abrazaba, hasta que le digo que llame a Malena (su hija) y que hagamos los trámites para que me interne. Decido internarme por voluntad propia. Sentí que si seguía así me iba a morir".

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América