jueves 26 de mayo de 2016
INTRUSOS

Escándalo Barbie Vélez y Federico Bal: Allanamiento, rinoscopia y extensión perimetral

Jorge Rial informó en Intrusos que el abogado de la hija de Nazarena pidió citar testigos. Además, se conocieron detalles de la pericia médica.

El primer informe realizado por el médico policía que recibió a Barbie Vélez aquel cuatro de mayo a las 23.40 horas en la Comisaría de la Mujer hablaba de "lesiones superficiales en el hemicuello derecho".

El policía luego prestó declaración testimonial el nueve de mayo en la que ratificó su diagnóstico inicial, aunque hizo dos salvedades: había consignado que las lesiones eran en el brazo derecho, cuando en realidad se encontraban en el otro. Y, además, agregó que Barbie también presentaba "múltiples hematomas en la pierna izquierda".

Las lesiones en el cuello fueron un capítulo aparte en la pericia médica de parte solicitada por los abogados de la hija de Nazarena Vélez.

"El primer perito describe de manera superficial las lesiones en el hemicuello derecho como 'escoriaciones tenues y las correlacionó con opresión a nivel cervical anterior. Las escoriaciones se producen por la fricción o el roce de un agente mecánico sobre la piel. En este caso, coincidente con el relato de la denunciante, cuando afirma: 'Me tenía sujetada del cuello con una mano y con la otra le pegaba a la pared'", se indicó.

Además de los hematomas y de las escoriaciones, el cuerpo de Barbie presentaba al momento de realizar la denuncia un "globo hemático en la región occipital". Es decir: un chichón en la parte posterior de la cabeza. "Es compatible con el traumatismo contra el armario. También, esta lesión habla de la intensidad del traumatismo: la arroja y golpea su cabeza contra un mueble", aclara Nápoli.

"Los traumatismos y contusiones fueron de tanta intensidad que le provoca dolor el movimiento del hombre derecho y su articulación con la escápula (omóplato). Puede sospecharse que entre el zamarreo y el golpe contra el armario dejaron ese dolor residual", analiza el médico.

La denuncia dejó de manifiesto, además, que la actriz de 21 años "ingiere psicofármacos y ansiolíticos (como el clonazepam)". "Esto es debido al estado de tensión emocional, ansiedad y angustia que le produjeron las sucesivas agresiones y el maltrato doméstico", sugiere el legista.

"Las lesiones que presenta la señorita Pucheta (tal su verdadero apellido) posiblemente desaparezcan en menos de un mes de su cuerpo, pero su psique guardará los momentos violentos por mucho tiempo más, como un recuerdo displacentero, injusto, desproporcionado e inmerecido, donde la vida de las mujeres puede volverse un bien tan frágil que cualquiera puede disponer de ella impunemente", remató.

Fuente: BIGBANGNEWS

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América