jueves 23 de febrero de 2017
#JuevesIntratable

Encontró a los asesinos de su marido por Facebook y los llevó a juicio

Silvana Iannello encontró a través de la red social a dos de los cuatro delincuentes que ingresaron a su casa en enero de 2015 y mataron a su esposo. Gracias a su denuncia se identificó a los acusados.

El 27 de enero de 2015 cuatro ladrones encapuchados entraron a robar en la casa de Silvana Iannello en Hurlingham. Ese día asesinaron delante de ella y de sus hijos a su esposo, Marcelo Fabián Rodríguez, de 45 años. Silvana logró encontrar a dos de los delincuentes a través de Facebook y ayer comenzó el juicio contra ellos.

Marcelo Fabián Rodríguez era licenciado en Seguridad y ese martes 27 de enero por la noche preparaba la cena, cuando vio entrar a cuatro hombres armados y con los rostros cubiertos a su cocina. La banda había saltado por una pared del fondo, aprovechando una obra en construcción lindera. Fabián se resistió.

"Le tiraron a quemarropa" precisó Silvana durante una nota en 2015. "Me apuntó a mí y luego a mi nena y al bebé de un año, y escapó", detalló entonces la mujer, que compartió sobre aquel momento: "Cuando estaba en el piso mi esposo me miró y me dijo: 'Chau Sil', y luego me dijo que debía luchar por los chicos y que tenía que resistir, y ya no habló más".

Fabián murió de un disparo en el abdomen en su casa de calle Solanet entre Fitz Roy y Juramento de Villa Tesei, delante de su mujer y de sus cinco hijos de 1, 2, 4, 11 y 13 años.

Esa misma semana los detectives del caso, motivados por la repercusión mediática del hecho, hicieron tres allanamientos en varias viviendas de la localidad de Villa Tesei, cerca de donde había ocurrido el homicidio, pero no encontraron nada. Y puede que todo hubiera quedado así, en nada, si no fuera por Silvana.

Fueron dos detalles de la noche del robo los que cambiaron el rumbo de la historia. El primero ocurrió cuando uno de los ladrones intentó agarrar a la hija de 13 años del matrimonio y la nena, que acababa de salir de la pileta, resbaló corriendo sin querer el pañuelo que cubría la cara del delincuente. El segundo fue la falta de precaución de otro de los asaltantes, que se mostró con el rostro al descubierto.

Ambos quedaron grabados en la cabeza de Iannello y la casualidad hizo el resto: apenas unas semanas más tarde y a través de un amigo en común, la mujer reconoció a uno de ellos en una foto de Facebook. A partir de ese perfil, de ponerle nombre y apellido a sus sospechas, de confirmarlas, llegaría también al otro ladrón que había visto, y las sorpresas no terminarían ahí.

Tras reconocerlos en la red social, empezó a cruzárselos en el barrio, dándose cuenta de que eran vecinos suyos. "Pasaban y me saludaban, yo creo que para tener la tranquilidad de que no los reconocía. Fue muy difícil contenerme, no hacer nada", detalló Silvana en diálogo con Infobae, sobre aquellas secuencias en las que volvía a quedar frente a frente con los responsables de la muerte de Fabián.

En junio de 2015 y a partir de sus denuncias, logró que se hiciera una rueda de reconocimiento en la que identificó a Agustín Centeno (20) y Luis Alberto Luján (21), los acusados. A ambos se les imputa "robo agravado por el uso de arma de fuego, homicidio cometido mediante el empleo de un arma de fuego agravado por ser criminis causa y portación ilegal de arma de fuego de uso civil, todos ellos en concurso real entre sí".

"Fue impactante estar de vuelta con estos dos sujetos en frente mío, fue un momento de mucha tensión", agregó este martes la mujer, tras el comienzo del juicio que lleva adelante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón a cargo del fiscal Javier Baños.

"Esta semana estuve durmiendo muy poco, con mucha tensión, intentando no transmitirle esto a los chicos", detalló además Iannello, que enfrenta el proceso judicial en el doble rol de víctima y de abogada. "Tengo muchas ganas de que se termine pronto", admitió a Infobae.

El juicio tendrá al menos dos jornadas más, la última el próximo viernes 10 de marzo, aunque según Silvana "esto es sólo el comienzo", ya que ni Luján, ni Centeno, dispararon el arma que mató a Rodríguez la noche del 27 de enero de 2015. "A partir de este juicio no sólo existe la esperanza sino que hay indicios de que podemos estar muy cerca de dar con el nombre del asesino", remarcó.

Fuente: Infobae

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América