miércoles 07 de septiembre de 2016
INFAMA

Guillermo Manoukian: "En mi familia somos muertos vivos"

Tras la reaparición de los Puccio, el hermano de la primera víctima del clan visitó Infama y habló del drama que aún viven él y los suyos. "Somos víctimas. Mi hijo, que nació después de todo esto, también lo es", aseguró.

La macabra historia del clan Puccio, que pudo reconstruirse recientemente mediante una serie televisiva y una película, volvió a escena por estos días luego de que la revista Gente descubriera dónde y cómo vive parte de la familia que se hizo tristemente célebre por secuestrar y asesinar a diversos empresarios. Ante la conmoción que generó tal revelación, Guillermo Manoukian, hermano de la primera víctima del clan, habló del drama que aún vive su familia. "Somos muertos vivos", aseguró.

Invitado a Infama, Manoukian reconoció que se le cruzó "muchas veces por la cabeza" la idea de hacer justicia por mano propia, aunque reconoció que esa idea es "horrible, no se lo deseo a nadie. Y esto lo digo en base a lo que estamos viendo ahora de este señor (por el doctor Lino Villar Cataldo). No me gustaría estar en el lugar de ese hombre ni un segundo".

A partir de esto, Manoukian abordó el lugar que luego pasan a ocupar las víctimas y aseguró que es "otro lugar horrible para ocupar en la vida".

"Mi padre, mi madre y yo somos víctimas. Mi hijo, que nació después de todo esto, también termina siendo una víctima, un chico al cual no le permitía moverse de mi lado y al que hoy que lo tengo agarrado a un celular. Somos muertos vivos", expresó.

Guillermo es el hermano de Ricardo Manoukian, quien fue la primera víctima del clan Puccio. Con apenas 23 años, fue secuestrado el 22 de julio de 1982 luego de que sus captores sacaran provecho de la amistad del joven empresario con Alejandro Puccio, uno de los hijos de Arquímedes. Pese a que su familia pagó un rescate de 500 mil dólares, Ricardo fue asesinado con tres disparos en la cabeza el 30 de julio de ese año.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América