miércoles 30 de noviembre de 2016
Imputados

Él canceló el casamiento y ella, enfurecida, lo demanda

Roxana y Gustavo protagonizaron el segundo caso del nuevo programa de Mauricio D'Alessandro, donde la mujer reclama una indemnización a su ex luego de que el hombre diera marcha atrás con el matrimonio.

"Novio fugitivo", fue el título del segundo caso presentado en el primer programa de Imputados. De un lado, Roxana, la demandante, quien exigía un resarcimiento económico por un casamiento que nunca se consumó cuando ya estaba todo pago; del otro, Gustavo, el hombre que decidió no llevar a cabo el compromiso con un argumento: "El amor no se compra".

En pareja durante ocho años, Roxana y Gustavo iban a contraer matrimonio el próximo 10 de diciembre. Sin embargo, pese a tener el salón y las invitaciones pagas, entre otras cuestiones, fue él quien decidió ponerle un inesperado freno al asunto. "Yo no prometí nada", señaló durante su defensa, que en general siempre recorrió la misma línea argumental.

Enfrente, Roxana sostenía otra versión y, por intermedio de su abogada, aseguró que su ex comprometió todo el patrimonio de su familia. "Lo que se reclama es la suma de 200 mil pesos, que es solo lo que puso mi parte. Ella pagó el 50% porque el caballero le pidió que participara para demostrar su compromiso emocional", reveló la letrada, quien también justificó el pedido al hablar del daño "psicológico y moral" que sufrió la mujer.

Luego de exponer sus posturas, cada uno presentó sus testigos, aunque en ese sentido Gustavo pareció sellar su suerte: la convocada para ayudarlo en su defensa fue Jaqueline, una joven que hoy es ni más ni menos que su pareja.

Este detalle, probablemente, haya marcado el destino del hombre ante el jurado, que finalmente, en mayoría, lo encontró culpable.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América