miércoles 07 de enero de 2015
mendoza

Hacen patria en Punta de Vacas para que no sea un pueblo fantasma

Son unos ventidos habitantes que siguen viviendo en el paraje cordillerano y se resisten a dejarlo. Reclaman una escuela, puestos sanitarios y trabajo.

Por Miguel Pelaytay

Vecinos de la zona de Punta de Vacas, que hasta hace algunos años tenía un constante movimiento debido a su población estable y fluctuante, resisten a dejar el poaraje para que no se convierta en pueblo fantasma.

Con el correr de los años estos habitantes fueron sintiendo como la fuente de trabajo fue desapareciendo, debido entre otras cosas al traslado del complejo Aduanero y el traslado de Gendarmería Nacional al valle de Uspallata.

Así muchos decidieron buscar nuevos horizontes. Algunos en Uspallata, otros en Mendoza. Pero existen los que decidieron quedarse en la zona, hoy son veintidós los habitantes que están viviendo en forma permanente.

Sus reclamos son entendibles de acuerdo a lo que nos manifiestan y muestran, dicen que las fuentes de trabajo han desaparecido, pero que si se les diera la oportunidad de ocupar una parte de lo que anteriormente funcionaba como Aduanas, seguramente tendrían gran parte del problema solucionado.

Teresa Miriam Ferreyra se emociona al comentarnos que hace patria en ese lugar, que allí no tienen una Escuela porque la que existía se cerró hace unos años, pero que en el lugar existe una familia que tienen hijos que podrían recibir una educación y no tener que emigrar al Valle de Uspallata, como lo hace la hija de una vecina.

Un conocido habitante y comerciante de muchos años de apellido Toconas, nos dice es una lástima que a tan pocos kilómetros del límite con Chile no se le dé vida a este lugar, dice entender que el edificio que solicitan se lo hayan dado a La Dirección de Parques, pero que no ve adelanto, solo deterioro de las Instalaciones que podrían estar mejor cuidadas.

Al momento de preguntar sobre si existirían interesados en poblar la zona todos los consultados coincidieron en que serian bastantes los que regresarían a un lugar tranquilo, ya que dicen no tener inseguridad, ni malas costumbres.

Les gustaría poder integrarse con los vecinos de Villa las Cuevas y juntos poder hacer algo para que el lugar tome vida. Lamentan a pesar de tener muy buena relación con la Fuerza de Seguridad, que sean hoy muy pocos los que se quedaron a vivir en el lugar, número que no saben precisar. La educación, la Salud, posibilidad de trabajo es lo que están pidiendo y mientras esperan dicen haber hecho diversas notas a los distintos estamentos del estado sin obtener respuesta.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América