miércoles 20 de julio de 2016
Gran Hermano 2016

Se quebró: Luifa pasó por el Confesionario y lloró por su hija

En una charla con Gran Hermano, el cordobés admitió que extraña mucho a la pequeña Lola y que teme que, al salir, ella no lo reconozca. "Eso no me lo perdonaría nunca", afirmó.

Luego de 63 días dentro de la Casa, Luifa entró en crisis. A horas de que se defina su continuidad en Gran Hermano, el cordobés, que es uno de los cinco nominados, pasó por el Confesionario, donde se lamentó por la repercusión que genera su figura en el exterior y lloró porque extraña a su pequeña hija Lola.

Preocupado por los silbidos que recibió de parte de la gente el último miércoles, Luifa hizo catarsis ante Gran Hermano. "Hace varias galas que no sé si estoy haciendo las cosas bien. Trato de no contestar nada (por los silbidos) y me la guardo", reconoció Luifa.

Sin embargo, cuando en medio de su monólogo apareció el tema de su hija, la fortaleza que exhibía inicialmente se quebró. "Me duele cuando se meten con mi hija, es mi punto débil. Me hace pensar que está mal que esté lejos de ella", confesó, recordando una charla con Yasmila en la que la rubia lo atacó por ese lado.

A tres meses de haber visto por última vez a su hija, el futbolista admitió que "se extraña todo" y lloró porque dijo temer que al salir "ella no me reconozca, que no se acuerde de mí. Y eso no me lo perdonaría nunca".

Ante tamaña crisis, el cordobés se consuela con el reencuentro, a tal punto que contó que sueña con ese momento.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América