miércoles 08 de junio de 2016
Gran Hermano 2016

La comida agigantó la grieta dentro de la Casa de Gran Hermano

El bando de Dante, responsable de administrar los alimentos, no lo solo acotó el reparto, sino que también hizo una enorme diferencia con el bando de Luifa y los suyos. Para peor, esta situación se mantendrá algunos días más.

Apenas conocieron que la prueba semanal estaba perdida, los chicos de la Casa supieron que la comida iba a ser el nuevo tema de conflicto dentro de Gran Hermano. Básicamente, porque el hecho de no haber superado el desafío los dejó con un presupuesto ínfimo: casi 900 pesos para comprar alimentos para todos. Y por esa razón, se dio lo que se esperaba: se desató una guerra.

Más allá de la derrota en sí, el desafío también determinó que el grupo que encabeza Dante sea el responsable por administrar el alimento. ¿De qué modo? Siendo dueños de las llaves y los candados con los que a partir de ese momento se cerraron las heladeras.

Así, la grieta que separa al bando de Dante del de Luifa se agigantó aún más, principalmente porque los primeros decidieron acotar el reparto de comida y casi no compartirlo con el cordobés y los suyos.

Buscando contrarrestar la situación, Luifa logró apoderarse de una de las llaves y esconderlas, complicando aún más la situación. Ahora, vale aclarar un dato: hasta la próxima prueba semanal, la situación se mantendrá por algunos días. ¿Cómo terminará?

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América