jueves 29 de septiembre de 2016
EN AMERICA

Ola de femicidios: El acusado declaró que no mató a Janet, pero admitió que cavó su tumba

Aun así fue imputado con el concubino de la mujer y un empresario amigo acusado de ejecutar un crimen por encargo, que prevé pena de prisión perpetua.

El principal acusado del asesinato de Janet Zapata (29) negó haber matado a la mujer y aclaró que él sólo cavó el pozo en el que la víctima fue hallada enterrada el lunes pasado en un paraje desértico entre El Algarrobal y Lavalle.

Precisó que nunca supo que ese hueco era para enterrar a Janet, aunque hay testimonios cruciales en la causa que lo contradicen.

Así lo expresó Claudio Quiroga (30) ante la fiscal de Homicidios de Mendoza, Claudia Ríos, cuando decidió declarar en su defensa para sorpresa del resto de los acusados.

La Justicia investiga un crimen por encargo contra Janet Zapata, quien desapareció el 21 de septiembre de la puerta de un centro comercial, tras bajarse del auto de su pareja para aparecer muerta a balazos y sepultada el 26 de septiembre.

La fiscalía acusa a Damián Minati (concubino de Janet) de haber pagado la suma de $15.000 por el asesinato de su mujer, a Juan Manzano Beccaceci, amigo suyo y empresario de El Algarrobal, quien a su vez le habría encomendado la ejecución a Claudio Quiroga, un individuo con tres condenas por delitos menores.

Minatti, Manzano Beccaceci y Quiroga fueron enviados a la cárcel en Boulogne Sur Mer ayer por la tarde luego de que la fiscal Ríos los imputara formalmente.

El arribo al penal no pasó desapercibido y aunque Minati fue alojado en el pabellón de Violencia de Género, que está aislado del resto de la población penal, igualmente recibió una golpiza de los internos de ese sector, que le provocó un corte en la cabeza, por lo que fue sometido a curaciones en el mismo penal.

La fiscal Ríos imputó a los tres acusados de "homicidio agravado por precio o promesa remuneratoria", esto quiere decir, por encargo.

En tanto, a Minati le agregó los agravantes por el vínculo y el de femicidio.

Son los que figuran en el artículo 80 del Código Penal y que prevén pena única de prisión perpetua.
Durante el acto de imputación formal, Quiroga decidió declarar, aconsejado por el defensor de pobres. Se desvinculó del crimen y también de haber enterrado a Janet.

En cambio, Minati y Manzano Beccaceci, representados por abogados particulares, no hablaron.
El penalista Omar Venier (hermano del ministro de Seguridad Gianni Venier) fue contactado por uno de los acusados pero el abogado confirmó a Diario UNO que no tomó la defensa, tras evaluar el caso.
La declaración de Quiroga podría generar un problema a futuro para los otros dos imputados.

Con sus dichos se colocó dentro de la secuencia del crimen y eso no es todo: según indicios de la investigación, Quiroga, quien vive en El Algarrobal, trabajaba en el lavadero de papas (ubicado en ese distrito) del empresario Manzano Beccaceci, amigo personal de Minati, pareja de Janet Zapata.

Testimonio medular
Un par de testigos que figuran en la causa son los que permitieron establecer la hipótesis del crimen por encargo a los detectives.

Estos dieron cuenta de que Quiroga (quien ahora dice que sólo cavó el pozo) habría manifestado que su patrón (Manzano Beccaceci) le ofreció matar a una persona a cambio de $15.000. Agregan que Quiroga no habría aceptado y que después lo mandaron a cavar un pozo, el 19 de setiembre (dos días antes de que desapareciera Janet) que él pensó que era para otra cosa.

Cuando la policía detuvo al empresario en Potrerillos y allanó su casa en El Algarrobal halló $15.000 que se cree sería el pago del encargo.

Todo esto dejó comprometido a Minati, a quien la fiscalía ya miraba sospechosamente cuando denunció que su mujer había desaparecido.

En Homicidios les llamó la atención que Minati denunciara la desaparición dos días después, el 23 de setiembre.

También que haya dicho que ella se bajó del auto y se fue por una discusión y que no refiriera que en ese momento su madre lo había llamado por teléfono avisándole que la hija de ambos estaba con fiebre, lo que Janet no habría ignorado.

Pero sobre todo les impresionó que Minati habló de su mujer todo el tiempo en pasado, como si ya no estuviera.

El misterio del caso Julieta
La Justicia trabaja a fondo para dsentrañar el crimen de Julieta González, que el martes apareció muerta y asesinada en Campo Cacheuta. La joven de 21 años había desaparecido también el 21 de septiembre pero no está relacionada con el caso anterior. La mataron a golpes y fue descartada una violación. Su asesino aún es una incógnita para la fiscalía.

*Si sos víctima de violencia de género llamá al 144

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América