miércoles 10 de agosto de 2016
EN AMERICA

Conmoción por la muerte de la abanderada de una escuela secundaria

La adolescente estuvo ocho días sin ir al colegio, hasta que las autoridades del establecimiento la fueron a buscar a la casa y la encontraron tirada sin vida.

Asombro, varios interrogantes y sobre todo profundo dolor son las sensaciones que se palpan en el barrio Ujemvi, de Las Heras, desde que se conoció la noticia del fallecimiento de Diana Pieraccioli (18), abanderada de la escuela Florencio Molina Campos.

La adolescente estuvo ocho días sin ir al colegio, hasta que las autoridades del establecimiento la fueron a buscar a la casa y la encontraron tirada sin vida, envuelta en una sábana. Para la abuela, quien tenía la guarda de la adolescente, "estaba enferma". La Justicia investiga.

La vida de Diana desde pequeña supo de dolores, sacrificios y sin sabores. Con padres que no pudieron hacerse cargo de ella llegó a la casa de su abuela, ya que la Justicia de familia le entregó la guarda de ella a esa señora. Se crió en Las Heras, en el barrio Ujemvi, donde todos la definieron como una persona excelente, educada y estudiosa.

Fue tal su aplicación al estudio que siempre se destacó por sus buenas notas y llegó a ser abanderada en la secundaria de la escuela Florencio Molina Campos, ubicada en calle Miguel Segura del mencionado barrio, en donde cursaba actualmente quinto año en el turno tarde.

Era tan aplicada y correcta que sus repetidas faltas en los últimos días llamaron la atención de todos en el establecimiento.

Puntualmente dejó de asistir a clases el miércoles 27 de julio. Luego de tres días de ausencia las autoridades empezaron a querer saber qué ocurría. Los llamados telefónicos eran insistentes, aunque no lograban dar ni con ella ni con los familiares con los que vivía, su abuela de 72 años y su bisabuela de 90.

Finalmente el pasado viernes por la tarde (llevaba ocho días sin ir a la escuela) pudieron comunicarse con la abuela por teléfono, que les dijo que Diana estaba enferma y tomando remedios, aunque no sabía qué padecía. Las autoridades quisieron ir a verla al domicilio y la mujer accedió.

El regente y la preceptora llegaron a la vivienda, situada a dos cuadras de la escuela, sobre calle Democracia al 2000, y se encontraron con algo inesperado. La adolescente estaba tirada en un pasillo de la casa, tapada con una sábana. Se dieron cuenta de que no reaccionaba y que había muerto, por lo que rápidamente salieron y se dirigieron a la UEP de Las Heras (Unidad Especial de Patrullaje), que se encuentra a pocos metros.

Intervención de la policía
Cuando los efectivos arribaron a la vivienda constataron que Diana estaba fallecida y procedieron a realizar las pericias en el lugar y a entrevistar a sus familiares. "Tanto la abuela como la bisabuela no están bien psicológicamente. No sé si es demencia senil u otra cosa. Cuando hablamos con la abuela y le preguntamos qué edad tenía, nos contestó '20 años'", confió uno de los investigadores.

"La casa daba miedo, era tétrico su aspecto. Vivían realmente en muy malas condiciones", agregó el pesquisa.

El cadáver de la chica fue trasladado al Cuerpo Médico Forense para que sea practicada la autopsia. Un adelanto de la misma confirmó que la muerte sería por causas naturales y que no habría sufrido ningún tipo de violencia. Diana era insulinodependiente y sospechan que un brote de diabetes le haya provocado la muerte.

La causa está caratulada como muerte sin asistencia médica y está a cargo de la fiscal de Las Heras Gabriela Chaves.

Los investigadores esperan el resultado final de la autopsia para, entre otras cosas, determinar cuándo falleció. Por sus inasistencias al colegio se cree que habría muerto hace varios días.

La abuela y la bisabuela habrían convivido todo ese tiempo con el cadáver, hecho que demuestra que no están bien psiquiátricamente.

Desde lo penal no hay nada que atribuirles a estas mujeres, quienes por su situación serán monitoreadas por especialistas del Municipio de Las Heras.

Enojo de los vecinos
Conocido el desenlace de la joven Pieraccioli, la gente del lugar mostró su malestar y repudio contra las mujeres que la cuidaban, principalmente con la abuela.

Algunas versiones marcan que la tenía en malas condiciones y "le hacía la vida imposible con el estudio y la medicación para la diabetes", señaló una mujer del barrio.

Hasta algunos decían que la bisabuela salía a pedir comida para que la adolescente pudiera alimentarse. Todos recordaron a Diana como chica humilde y muy educada.

-Muy querida. Los compañeros de curso de Diana están muy afligidos con la triste noticia de su partida, y decidieron recordarla. Colocaron muchos carteles sobre ella en la escuela y en la plaza Tomás Rodríguez, situada detrás del establecimiento.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América