sábado 21 de mayo de 2016
NOTICIAS EN AMÉRICA

El drama de una madre que pide que no la separen de su hijo

Hace años que María Belén F. mantiene una disputa judicial con su exmarido, quien vive en Estados Unidos. El FBI la acusa de secuestro y exige la restitución del chico a su padre. Pidió ayuda a Mauricio Macri.

María Belén F no para de llorar. Pide que recen por ella, por su hijo Alex. Reclama a la justicia y al presidente Mauricio Macri. Hace años que el FBI la tiene en su listado de más buscados, acusada de secuestro. Y tras infinitas idas y vueltas judiciales, un final se vislumbra como cercano: el chico podría ser restituido a Estados Unidos, donde nació hace 8 años y donde vive su padre. La orden estaba dictada para este sábado, pero a último momento se apeló la decisión y se postergó el retorno.

El drama comenzó cuando Alex era un bebé de tres meses. María Belén viajó a Buenos Aires con una autorización de su entonces marido Miguel Reyes. Pero nunca volvió. Y dejó de tener contacto con Reyes. Fue entonces que intervino la justicia.

Según consigna el FBI, la mujer ya no tiene la custodia legal de Alex. "En marzo de 2012, la corte de Florida estableció que Reyes es el padre natural y biológico y le dio la custodia legal y física. En junio de 2013, fue acusada de secuestro por un tribunal federal. Ese mismo día se emitió una orden para su arresto".

"Necesito que alguien interceda por mí, por via interconsultar, y que me quitan la orden de arresto. No soy una drogadicta, no soy una loca. No necesito ayuda legal, necesito ayuda política", dijo la mujer. Y contó que en febrero le entregó una carta en mano a Juliana Awada, "que la hizo llorar", pero que la ayuda nunca llegó.

Francesconi dice que quiere compartir la tenencia de su hijo y reestablecer una relación normal con su exmarido. "La justicia de Estados Unidos me tomó como rebelde porque no pude viajar. Mi ex ahora está acá, lo llamé 18 veces pero nunca atendió. Él jamás llamó para saber cómo está su hijo".

"Mi hijo conoce a nadie allá. Se va a ir con un montón de gente que no conoce y no lo voy a ver más", dijo la mujer, que trabajó como chef en un hotel cinco estrellas de Buenos Aires, el palacio Duhau y que desde 2013 tiene custodia policial en la puerta de su casa.

"Mi hijo está destruido, no para de llorar y gritar y golpearse", agregó.

Embed


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América