miércoles 03 de junio de 2015
Personajes y algo más

El día que 'El Rubius' se puso a llorar en tele

​El famoso youtuber español reflexionó sobre su fama y no pudo reprimir las lágrimas durante su entrevista en un programa de TV. Mirá el video. 

El periodista español Risto Mejide pensaba entrevistar al Rubius, el joven de 25 años que tiene 11.717.110 de suscriptores en su canal de YouTube, pero terminó conversando con Rubén, el muchacho mitad noruego, mitad español, que lucha para convivir con una popularidad que muchas veces le mostró la cara más solitaria de la fama. 

Es uno de los youtubers más famosos en España y América Latina, conocido por sus vídeos de “humor estúpido y aleatorio” -así definió su trabajo- acabó llorando en el programa Al rincón de pensar. Confesó haber pasado por una de las peores etapas de su vida por culpa de la fama y la legión de seguidores que le persiguen por la red y en la vida real. Al ver ese momento, muchos entendieron el tuit que había publicado unas horas antes de la emisión, en el que contaba que había escondido el móvil porque no estaba preparado para los comentarios.

Durante la media hora aproximada que duró la conversación, Rubén Doblas Gunderson repasó su carrera desde que en 2006 publicara su primer vídeo. Asombró al presentador que detrás de sus ahora claros cristales no podía esconder una sonrisa. El periodista criticó sus vídeos -"No me hacen ni puta gracia", le dijo-, al mismo tiempo que sus gestos mostraban algo similar a la fascinación. El publicista tuvo delante eso con lo que trabaja e intenta vender: el producto perfecto. Hasta que el joven, esa máquina de generar contenidos que ha combiado los hábitos de los adolescentes (de la tele al ordenador), se desmoronó. Entonces el presentador se puso el disfraz de hermano mayor -como literalmente le dijo al Rubius-, y el programa se convirtió en un confesionario.

El Rubius lloró recordando aquel año y además desveló otros cuantos secretos que no se había atrevido a contar.



 
 



- Durante un año se mudó a las afueras de Madrid, cuando comenzó a crecer su popularidad. Vivía en una urbanización y se pasaba los días encerrado en un cuarto a oscuras intentado evitar a los fans que acampaban en los alrededores saltándose las medidas de seguridad, según explicó. "No podía vivir tranquilo, me sacaban fotos y llamaban al telefonillo de madrugada". No lo sabían ni sus padres, solo unos pocos amigos y los seguidores que se percataron al ver algunos de sus vídeos de 2014. "Intentaba ser feliz, pero no podía". Ahora ha vuelto a vivir cerca de su familia. "Nunca me he abierto a nadie". Bebió agua, se tranquilizó y contó que había aprendido a ser feliz otra vez. "¿Te puedo dar un consejo?", aprovechó Risto. "Aislarte de quien te quiere es pegarte un tiro en el pie".

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América