martes 03 de noviembre de 2015
DESAYUNO CON PAMELA

Escándalo Alé: Delirio místico y una obsesión

“Él tiene una insatisfacción básica que le pasa a mucha gente con un grado alto de narcisismo y de gran debilidad emocional”, señaló la psicóloga Beatriz Goldberg. 

Tras la sorpresa y el estupor, las crónicas hablan de un posible “delirio místico”. Matías Alé permanece internado en una clínica porteña tras agredir presuntamente a su esposa, María del Mar, a su suegra, y resistirse a la autoridad.
 
“Él tiene una insatisfacción básica que le pasa a mucha gente con un grado alto de narcisismo y de gran debilidad emocional”, señaló la psicóloga Beatriz Goldberg respecto a un posible brote psicótico.
 
Cuando la Policía llegó al domicilio del actor se encontró con una escena particular. El testimonio habla de que Alé estaba en calzoncillo, tomando del cuello a su esposa y su suegra, y rezando el "Padre nuestro". 

Varias personas del medio coinciden en que el actor tenía una actitud extraña en el último tiempo. Mantuvo un enfrentamiento vía redes sociales con Jorge Rial.  En Twitter expresó su apoyo a Mauricio Macri y se cruzó con varios de sus seguidores.
 
“Quiero ser el Brancatelli de Macri”, había manifestado en un programa de televisión, en referencia al panelista de Intratables, quien defiende la gestión de Cristina Kirchner.
 
Así fueron las últimas horas de Matías Alé antes de estallar el escándalo del que habla el país.  
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América