jueves 23 de marzo de 2017
DESAYUNO CON PAMELA

El informe de "Desayuno Americano" de la masiva marcha docente que colmó Plaza de Mayo

La titular de Amsafé y de la Ctera, Sonia Alesso, fue la principal oradora. "La paciencia que tenemos para enseñar, la tenemos para luchar", aseguró en su discurso. Las cámaras del programa de Pamela David se hicieron presentes, mirá el informe.

Paciencia, virtud clave de la profesión docente. "La misma paciencia que tenemos para enseñar a leer y escribir, la tenemos para nuestra lucha. Tenemos tiempo", recordó ayer la secretaria general de la Ctera, Sonia Alesso. En un acto multitudinario que entrará en la historia. La convocatoria, gigantesca, triplicó la concurrencia del pasado lunes 6, anterior movilización de maestros en el centro de Buenos Aires. Los docentes en lucha llenaron la plaza de Mayo, avisaron que no se bajan del reclamo de apertura de la paritaria nacional y dejaron a la Casa Rosada desbordada de preocupaciones.

Cambiemos definió su negativa a satisfacer la demanda de los trabajadores como una pulseada política estratégica. Y con un plan, promover discusiones salariales por provincia, "que cada distrito pague lo que puede". El frente gobernante, empeñado contra los gremios que representan a maestros de todo el país, recibió como respuesta una marcha federal, que justamente muestra fortaleza interprovincial y unidad del amplio y variado universo docente nacional.

Como "aporte" de última hora, el propio presidente habló (anteayer) de "caer en la educación pública", una expresión que sumó múltiples rechazos. "Muchos compañeros quisieron sumarse a la marcha por lo de «caer»", contaron ayer dirigentes del interior del país.

Identidad y orgullo

Desde la Casa Rosada, por ahora, no consiguen destrabar el conflicto, aunque sí que las movilizaciones docentes crezcan en número y en intensidad. "La identidad de nuestro trabajo no es cualquier identidad. Cuando nos encontramos con un adulto por la calle que 20 años antes fue nuestro alumno, que nos saluda con afecto y nos dice «nunca me voy a olvidar de tal o cual frase que me enseñaste», ahí aparece un orgullo, la gran utopía igualadora de la educación pública argentina, una obstinación, la misma obstinación que nos da la fuerza, y que nos llevará a la victoria en esta lucha", definió ante la multitud la santafesina Sonia Alesso, titular de la Ctera.

Alesso fue la oradora final del acto político gremial docente más grande de los últimos 20 años de la Argentina. Los mismos 20 años que se cumplen el próximo 4 de abril del día que se instaló la mítica Carpa Blanca de los maestros en la plaza Congreso. Que permaneció por 1003 días, y que finalmente consiguió gran parte de sus objetivos.

El propio Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores, estuvo ayer en el escenario en la Plaza de Mayo —aunque no fue orador—, vestido con guardapolvo blanco. "El mismo que usó en la época de la carpa blanca", se encargó de aclarar Alesso ante la multitud.

El regreso

Pasado el acto de ayer, los maestros vuelven a las aulas. Luego, sobrevendrán el acto con movilización del próximo 30 de marzo (convocatoria de la CTA), y trascartón, la adhesión al paro nacional de la CGT, el próximo 6 de abril.

No fue dicho de manera explícita, pero la posibilidad de retomar la instalación de una "carpa blanca" modelo 2017, empieza a configurarse como algo que ya analizan los dirigentes.

Con el acto finalizando, Alesso bajó como pudo la rampa trasera del escenario. La iban parando, abrazo tras abrazo. El rugido de la plaza llena todavía estaba vivo. Ya casi al borde de la afonía, con la emoción de la multitud impregnada en el cuerpo, le dijo a La Capital: "Ahora tenemos una oportunidad y un desafío, llevar al triunfo a este enorme colectivo docente en lucha".

Los cinco oradores que ocuparon el escenario ubicado en el medio de la plaza, de espaldas a la Casa Rosada, coincidieron en un punto: la disputa docente no es (sólo) salarial. "Vienen por la educación pública, vivimos un ataque brutal, sin precedentes", agregó Alesso todavía con las palpitaciones que le provocó el discurso más importante de su vida. En la plaza de Mayo, y con cerca de 150 mil trabajadores docentes escuchando.

Alesso y Yasky, quien se calzó el guardapolvo que usó en la Carpa Blanca.


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América