jueves 26 de enero de 2017
DESAYUNO CON PAMELA

Detalles del crimen: La hija del empresario entregó "engañado" a su esposo

El abogado Matías Morla reveló que una de las hijas de Roberto Fernández Montes llamó a su hermana para decirle que "estás comiendo con un asesino". Hace meses el empresario español sacó una póliza de seguro a nombre de su yerno.

Si las imágenes arrastrando el cuerpo del empresario Roberto Fernández Montes, asesinado el sábado en su casa de Caballito, impactó a la opinión pública, los detalles del plan macabro para asesinarlo tiene ribetes espeluznante

Matías Morla, abogado de la familia, habló con Luis Novaresio en Radio La Red y aseguró que el crimen tuvo una planificación organizada y de meses, movilizado por un fin meramente económico.


El domingo Giselle, la hija menor del empresario, decidió recurrir a los registros de las cámaras de seguridad del edificio de su papá. Fue así como descubrió que las imágenes mostraban a su cuñado y a un segundo hombre guardando un bulto extraño en un auto. Desesperada, tomó el teléfono y llamó a su hermana: "Estás comiendo con el asesino", le dijo.


En tanto, el juez que investiga el crimen del empresario de la construcción emitió una orden nacional e internacional de detención para un carnicero de nacionalidad paraguaya identificado como Pedro Ramón Fernández Torres, como coautor del asesinato, informaron fuentes judiciales.


En tanto, el abogado Matías Morla, representante de la familia de la víctima reveló que Santiago Corona (34), yerno del empresario español asesinado el sábado en su departamento del barrio porteño de Caballito, fue entregado a la Justicia por su esposa e hija de la víctima tras una investigación propia.


Corona, está acusado de ser coautor del "homicidio agravado por alevosía" de Fernández Montes (67) junto al carnicero Fernández Torres (50), mientras que el mecánico César Ricardo Arce López (43), detenido ayer, seguirá preso pese a que los pesquisas saben que no es quien se vio por las cámaras de seguridad.


Fuentes judiciales informaron a Télam que los investigadores consideran que el carnicero es el autor material del crimen y que trasladó el cuerpo de la víctima junto al yerno de esta, por lo que el juez Hernán Martín López ordenó su captura inmediata.


En el marco de la pesquisa, los médicos forenses que realizaron la autopsia de los restos carbonizados hallados en Cañuelas, reconocidos como del empresario Fernández Montes, no pudieron determinar aún la causa de la muerte por el estado en el que se encuentra el cadáver.


Además, los investigadores encontraron en el baúl del auto de su yerno 20.000 dólares que se creen son los que la víctima ocultaba en el motor del jacuzzi de su casa y fueron robados por los asesinos.


En la sede del Juzgado Nacional en lo Criminal 6 del juez López y la secretaria Karina Auletta hoy se escucharon las declaraciones de los testigos de coartada presentados por la defensa de Arce López, quien ayer declaró que él no era el que aparecía en el video.


Otra de las evidencias que confirmaron que Arce López no era la persona grabada en el edificio de la víctima es que presenta varios tatuajes en sus brazos, lo que no tiene el hombre que entra y luego sale con el cadáver junto a Corona.


Fernández Montes, nacido en España, era el dueño de la empresa "Mini Vial", dedicada a la venta y alquiler de maquinaria para la construcción y residía con una de sus hijas en un edificio situado en la calle Juan F. Aranguren 36, de Caballito.


La última vez que el empresario fue visto con vida fue el sábado último cuando salió de dicho edificio para ir a su trabajo a las 8.42 y regresó a las 12.09, de acuerdo a lo que registraron las cámaras de seguridad del inmueble.


Al no tener noticias de su paradero, una de las hijas de Fernández Montes denunció al día siguiente lo ocurrido, por lo que se inició una investigación a cargo del juez López, y la División Homicidios de la Policía Federal Argentina (PFA).


Las fuentes señalaron que la denunciante y la pareja del empresario, Maria del Carmen Liñeira (58), ante la falta de sus habituales comunicaciones habían ido el domingo a la tarde a buscarlo a su departamento dónde sólo advirtieron la ausencia de un acolchado del dormitorio principal.


Luego las hermanas Giselle y Natalia Fernández Montes, la última esposa del imputado, comenzaron a revisar las cámaras de seguridad y al verlo a Corona, su esposa lo llevó engañado a la comisaría.


Para el abogado Morla, el caso se resolvió "de casualidad" dado que ellas "recurrieron solas a la filmación del departamento".


Si bien en un primero momento de esas secuencias se creyó que luego de la partida de Fernández Montes, a las 9.05, ingresó al garaje el mecánico, ahora sospechan que en realidad se trató del carnicero Fernández Torres que utilizó el control remoto del portón de entrada y subió con las llaves del departamento de la víctima, en el quinto piso.


Luego del reingreso del empresario, a las 12.54, ingresó al edificio su yerno, quien llevaba colocados unos "guantes de látex" y recibió las llaves del mecánico que se las arrojó por el balcón.


Siempre de acuerdo a las imágenes, a las 13.28, el yerno salió del ascensor a dar un vistazo al garaje, y tres minutos después apareció junto al carnicero cargando un acolchado que envolvía el cuerpo del empresario, el cual colocaron en el baúl de un Suzuki Fun negro, propiedad de la hija de la víctima y a bordo del cual se retiraron del lugar.


El cuerpo completamente quemado y separados en dos partes (cabeza y torso por un lado y pelvis y extremidades por otro) fue encontrado el mismo domingo a la vera de un camino rural del barrio Santa Anita, a unos dos mil metros de la ruta nacional 3, en el partido bonaerense de Cañuelas.


Según los peritos, en el lugar no se detectaron signos de incineración, lo que indica que el cuerpo, luego depositado en la morgue platense, fue quemado en otro lugar y arrojado allí.


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América