lunes 05 de enero de 2015
policiales

Denunciaron a un hombre por dejar morir a su perro al irse de vacaciones y no dejarle comida ni agua

El dueño del can se fue y lo dejó atado. La policía rescató a otros dos animales que aún estaban con vida.

En Santa Rosa, La Pampa, una mujer denunció penalmente a su vecino "por dejar morir a un perro, atado y sin comida". El dueño de la casa habría estado de vacaciones –según informó el diario local La Arena– y dejó conectado un boyero eléctrico en el patio de la vivienda donde además permanecían dos animales sin alimento. Uno de ellos también estaba atado a un poste.

El hombre, de viaje, según consignó Tiempo Argentino, fue denunciado penalmente por la vecina que calificó de "inhumano" el trato hacia el animal, que terminó muerto y que "puede verse desde la vereda de la casa ubicada en la calle Molas al 400", agrega el periódico pampeano.

La mujer fue a efectuar la denuncia penal a la Seccional Segunda acompañada por la presidenta de la Fundación Vidanimal, Norma Álvarez, quien dijo que "él murió atado, aparentemente para el 31 de diciembre y el dueño es un muchacho que trabaja en la Ciudad Judicial".

Efectivos policiales agregaron que el apellido del involucrado sería Pellejero, estudiante de Abogacía en la Universidad Nacional de La Pampa, pero aún no pudieron dar con él. Antes de irse, el propietario aparentemente colocó un boyero eléctrico, impidiendo la acción de los vecinos del barrio de Villa Alonso para salvar la vida del perro.

La titular de la Fundación Vidanimal indicó que los vecinos tenían "miedo" de demandar al dueño de la vivienda porque "tiene una denuncia anterior aparentemente por haber matado de un tiro a un perro de un vecino, dicen que es violento y temen represalias, por eso no querían denunciar".

El sábado por la tarde, en un operativo que involucró dos móviles policiales, varios efectivos de las fuerzas de seguridad allanaron la vivienda y rescataron a los dos canes que permanecían con vida y que quedaron a resguardo de la Fundación Vidanimal.

No obstante, una mujer llamada Patricia Peralta, una vecina de la ciudad, aseguró ser ella la dueña de la casa y de los perros.

"Los perros son míos y los traje porque me habían robado varias veces, me fui antes de fin de año y los dejé con agua y comida. Estaban sueltos y aparecieron atados y muertos", dijo, curiosamente, Peralta.

Se quejó también porque cuando le robaron en su momento una computadora, "no allanaron ni hicieron nada". La vivienda sí fue allanada el pasado sábado a la tarde, después de conocerse que había allí un perro muerto y atado.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América