jueves 16 de abril de 2015
desayuno-americano-con-pamela

“Debía US$ 2 millones y los prestamistas quería matarme”

Jacobo Winograd dio testimonio de su vida de ludópata. En Desayuno Americano confesó que dejó de jugar cuando se enteró que iba a ser padre. 

La vida está hecha de emociones fuertes. Aunque algunos la llevan al extremo. Jacobo Winograd es una de esas personas que vivió intensamente. En su visita a Desayuno Americano, compartió su pasado de jugador compulsivo.

Jacobo tal vez sea la cara visible de una adicción que afecta a miles de personas. El mediático le confesó a Pamela David que no podía parar de jugar y que solo superó el trastorno por las apuestas cuando se enteró que iba a ser padre. 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América