miércoles 02 de septiembre de 2015
Fuerte

"Cavallo es un idiota, un cagón"

El exministro de Economía lo había acusado de ser el cabecilla de los empresarios que en 2002 impulsaron una megadavaluación del 240 por ciento. La respuesta fue lapidaria

El secretario de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio de Mendiguren, consideró como "un idiota" al exministro de Economía Domingo Cavallo por acusarlo de ser el impulsor de la megadevaluación en 2002.

"Es un idiota, es un cagón autentico. Busca culpables. Dice cosas que no son ciertas. Ni siquiera tiene memoria", respondió el industrial, visiblemente enojado y molesto con el exfuncionario menemista. Resulta que Cavallo había acusado un día antes a De Mengiguren de ser el cabecilla de los empresarios que en 2002 impulsaron una megadavaluación del 240 por ciento para "sacarse de encima deudas que estaban en dólares".

Según el exministro, De Mendiguren -actual asesor del candidato a presidente Sergio Massa- fue el encargado del lobby para que el expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003) aceptara avanzar con la fuerte depreciación de la moneda nacional.

"Duhalde fue el idiota útil que se prestó sin saber para qué lo iban a utilizar, pero los que motorizaron todo fueron los empresarios que estaban fuertemente endeudados en dólares, representados por De Mendiguren", dijo Cavallo.

En aquel momento, De Mendiguren -actual diputado del Frente Renovador- era el titular de la Unión Industrial Argentina; luego, no bien asumió Eduardo Duhalde la presidencia del país, el industrial fue nombrado ministro de Producción.

En una entrevista en InfobaeTV, Cavallo -que apoya la candidatura presidencial de Mauricio Macri- señaló: "La crisis política, el sacarme a mí, a De la Rúa y luego a Rodríguez Saá, se produjo para provocar la pesificación asimétrica".

Cavallo sostuvo que la convertibilidad, el plan económico basado en la paridad 1 a 1 entre el peso y el dólar, impedía "a los empresarios endeudados hacer lo que siempre habían hecho, que era sacarse las deudas de encima a través de devaluación, inflación y tasas de interés negativas". "Al final sucedió que se sacaron deudas por 50 mil millones de dólares, que fueron cargadas sobre las espaldas de los ahorristas argentinos y, en alguna medida, de los acreedores externos", señaló.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América