lunes 05 de enero de 2015
mundo

Buzos retomaron la búsqueda de víctimas y fuselaje del avión AirAsia

El clima mejoró este lunes y los buzos intentarán de nuevo localizar en el fondo del mar los grandes objetos que se cree son parte del fuselaje del avión de AirAsia que se estrelló hace más de una semana matando a las 162 personas que iban a bordo.

Al menos cinco barcos con equipos que pueden detectar las cajas negras del avión fueron desplegados en la zona donde se avistaron las supuestas partes de la aeronave, dijo el director de operaciones de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de Indonesia, Suryadi B. Supriyadi.

"Si no pueden hacerlo los buzos, emplearemos equipos sofisticados con la capacidad de rastrear objetos en el fondo del mar y luego sacarlos", dijo Supriyadi.

Cinco objetos de grandes dimensiones — el mayor de 18 metros (59 pies) de largo y 5,4 metros (18 pies) de ancho y que se creen son del cuerpo del avión — han sido detectados, y Supriyadi repitió que las autoridades esperan que la mayoría del pasaje y la tripulación estén atrapados dentro.

"Pero las operaciones de búsqueda de hoy, una vez más, dependen de las condiciones climáticas", añadió.

Los buzos intentaron llegar a la zona el domingo, pero el limo y el lodo levantados por las agitadas aguas les dejaban sin visibilidad.

También el domingo, familiares emocionalmente exhaustos cantaron y lloraron en una diminuta capilla de Surabaya, la ciudad de donde salió el vuelo 8501 el pasado 28 de diciembre. El pastor Philip Mantofa, que lidera la iglesia de Mawar Sharon — en torno a un cuarto de las víctimas pertenecían a esa congregación — instó a los reunidos a buscar consuelo en su fe al tiempo que aceptan la realidad de que nadie sobrevivió al desastre.

"Si Dios ha llamado a su hijo, permíteme que le diga esto: Su hijo no merece lástima", dijo Mantofa a un hombre indonesio sentado en la primera fila. "Su hijo ya está en los brazos de Dios. Un día, su familia se reunirá en el cielo".

Sigue sin estar claro qué provocó que la aeronave se precipitase al mar de Java 42 minutos después de despegar de Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, el pasado domingo. Unos minutos antes de perder el contacto, el piloto dijo a los controladores aéreos que se aproximaba a nubes amenazadoras, pero no recibió permiso para ganar altura debido al intenso tráfico aéreo.

Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, está tomada por el dolor mientras los cuerpos, uno a uno, siguen llegando en ataúdes simples y numerados después de haber sido sacados cuidadosamente del mar. Cuatro cadáveres más llegaron a tierra el domingo, elevando a 34 el número de víctimas recuperadas.

El accidente aéreo desencadenó una intensa operación de búsqueda y rescate internacional en la que participan 20 aviones y helicópteros junto con 27 embarcaciones de Indonesia, Japón, Malasia, Singapur, y Estados Unidos. Todos han estado buscado desesperadamente las importantes cajas negras, piezas del Airbus A320 y cadáveres.

La investigación recibió un impulse durante el fin de semana cuando equipos sonar identificaron cinco grandes objetos en el lecho marino cerca de la zona de búsqueda, pero no se tomaron imágenes que confirmen que son partes el avión. Supuestas partes de la aeronave fueron vistas esparcidas en playas durante un reconocimiento aéreo.

Aunque sigue sin saberse qué causo la tragedia, el mal tiempo parece haber sido un factor, según un informe de la Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica de Indonesia.

Las autoridades indonesias anunciaron que se habían suspendido los vuelos de AirAsia de Surabaya a Singapur, y el Ministerio de Transportes dijo que la compañía no tenía permiso para volar los domingos. Sin embargo, la autoridad de Aviación Civil en Singapur indicó el sábado que la aerolínea sí había recibido autorización en su territorio para hacer la ruta todos los días.

AirAsia, que comenzó a operar en 2001 y pronto se convirtió en una de las compañías de bajo coste más populares de la región, dijo que estaba revisando la suspensión en Indonesia. El accidente fue el primero de la empresa.

Aunque Indonesia es de mayoría musulmana, muchos de los pasajeros del vuelo eran cristianos de origen chino. La congregación de Mantofa se vio especialmente golpeada, perdiendo 45 miembros — de 13 familias — de su iglesia pentecostal.

Fuente: AP.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América