martes 20 de diciembre de 2016
Regreso del infierno

Tragedia de Chapecoense: Emotivo reencuentro de la azafata con su hijo

Estuvo recuperándose durante 20 días en la ciudad colombiana de Medellín de una fractura en la mano derecha, una lesión en un tobillo y heridas en diversas partes.

La azafata boliviana Ximena Suárez, la única mujer sobreviviente de la tragedia aérea del club de fútbol Chapecoense de Brasil, fue recibida en Bolivia por sus familiares en un ambiente cargado de emotividad.

"Es realmente indescriptible el milagro de mi hija", señaló Javier Suárez, el padre de la tripulante que estuvo recuperándose durante 20 días en la ciudad colombiana de Medellín de una fractura en la mano derecha, una lesión en un tobillo y heridas en diversas partes.

Ximena Suárez llegó esta madrugada al aeropuerto Viru Viru, de la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, en un vuelo comercial de Avianca. Sus familiares y amigos la recibieron ataviados de camisetas con estampados especiales dedicados a su llegada.

Tras su arribo, la sobreviviente fue trasladada a su casa porque ya no fue necesaria otra atención médica adicional. En un breve contacto con los periodistas, Suárez -que estaba en una silla de ruedas- pidió una oración por las 71 víctimas del siniestro y sus familiares.

La auxiliar de vuelo fue la última de los seis sobrevivientes en volver a su lugar de origen. Además de ella, el técnico boliviano Erwin Tumiri logró salvar la vida del accidente que protagonizó la única aeronave de vuelos chárter de la compañía LaMia.


La tragedia ocurrió el 28 de noviembre, cuando el avión que transportaba al Chapecoense hacia Medellín se estrelló en un cerro del departamento de Antioquia (noroeste) tras quedarse sin combustible.


Entre las víctimas mortales de accidente estaban 19 jugadores, todo el cuerpo técnico, varios dirigentes del club, invitados especiales y periodistas.


Solo seis personas sobrevivieron: los futbolistas Jackson Follmann, Alan Ruschel y Helio Neto, un periodista y dos miembros de la tripulación boliviana, todos los cuales retornaron a sus países.


Chapecoense viajaba a Medellín para disputar el 30 de noviembre ante el Atlético Nacional el primer partido por la final de la Copa Sudamericana, torneo que le fue adjudicado posteriormente al club brasileño.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América