jueves 24 de noviembre de 2016
BUENOS DIAS AMERICA

La historia del joven que ayudó al delincuente que lo había asaltado a integrarse al rugby

Tomás convirtió la bronca en solidaridad. Se contactó con el ladrón que robó su casa y lo ayudó a integrar el equipo de los Espartanos.

Por el proyecto ya pasaron 500 reclusos, de los cuales sólo el 1% reincidió y volvió a la cárcel. La iniciativa es apoyada por el papa Francisco y lleva el nombre de los Espartanos, un equipo de rugby conformado por convictos y exconvictos de la cárcel de San Martín.

"Mi sobrino es crack. Hizo todo para que Javier, el pibe que entró a robar a su casa hace 2 meses, empiece a jugar con los Espartanos". Este fue el tuit de un familiar de Tomás Beccar Varela, el joven que ayudó al delincuente que le robó en su casa.

Hace dos meses, la familia de Tomás fue asaltada en su hogar. El ladrón que los amenazó con un cuchillo huyó del lugar en un auto, junto al papá de Tomás, que resultó seriamente herido por un disparo policial en el operativo en que detuvieron al ladrón.

Tomás quiso encontrar un modo de procesar las fuertes sensaciones que le dejó aquel traumático episodio. Y transformó la bronca contra el responsable de aquellos hechos en una acción destinada a darle una segunda oportunidad.

Se puso en contacto con un entrenador de rugby conocido suyo, Coco Oderigo, que trabaja en Los Espartanos --un colectivo de apoyo para convictos que funciona en el penal de San Martín--, y logró que el asaltante que había entrado a su casa sea integrado a ese grupo.


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América