martes 20 de diciembre de 2016
Día de furia en el mundo

El gobierno alemán "asume que está ante un ataque terrorista"

Así lo declaró este martes la canciller de Alemania, Angela Merkel, en conferencia de prensa en Berlín. Es en relación a la embestida de un camión a una multitud en un mercado navideño, que dejó 12 muertos y 50 heridos.

Un atentado de matriz islamista dejó al menos 12 muertos en la ciudad de Berlín. Un camión pesado embistió un concurrido mercado navideño en el centro de la capital alemana, causando la muerte inicialmente de nueve personas mientras aplastaba mesas y puestos de madera. Muchas personas más quedaron heridas y por la noche tres fallecieron, sumando 12 las víctimas fatales.


Entre los fallecidos figura el acompañante del conductor, que se dio a la fuga aunque luego cayó detenido. Pese a la reticencia de las autoridades alemanas a definir como atentado terrorista el episodio, con el paso de las horas resultó evidente que lo era. Un refugiado paquistaní es el único detenido. Habría robado el camión a una empresa polaca, que denunció pocas horas antes el hecho.


El atentado de Berlín es casi idéntico al de Niza, Francia, del pasado 14 de julio, cuando un tunecino arrolló una multitud con un camión, matando a 86 personas.


De manera idéntica, en Berlín el camión embistió los puestos instalados en un popular mercado navideño en la Iglesia Conmemorativa del Emperador Guillermo. El enorme camión Scania de 18 ruedas con el parabrisas roto quedó sobre la acera adyacente al mercado, con numerosas ambulancias alrededor. Un enorme árbol navideño con una estrella dorada en la punta quedó derribado en la calle, con sus ramas aplastadas bajo los neumáticos del enorme vehículo.


Aunque las autoridades alemanas fueron muy reticentes en admitir que se trataba de un atentado y más aún para decir que era de matriz islamista, el grave episodio ocurrió menos de un mes después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos recomendara tener cuidado en mercados y otros lugares públicos en Europa, debido a que grupos extremistas como el Estado Islámico se estaban enfocando "en la temporada navideña y eventos asociados''.


El Estado Islámico y Al Qaeda han instruido a sus seguidores a usar camiones para atacar lugares públicos. El 14 de julio, un camión arrolló a la multitud reunida por el Día de la Bastilla en la ciudad de Niza, en Francia, y mató a 86 personas. El Estado Islámico se atribuyó el terrible ataque, perpetrado por un tunecino residente en Francia. Pero durante días gran parte de la prensa y las autoridades francesas se negaron a afirmar que se trataba de un ataque terrorista de matriz islamista. Ahora parece repetirse el mismo patrón en Berlín.

Mike Fox, turista procedente de Birmingham, Inglaterra, dijo a la agencia Associated Press que el camión pasó a sólo tres metros de él en su recorrido hacia el mercado, donde se llevó por delante mesas y puestos de madera. "Definitivamente fue deliberado'', sentenció. Fox ayudó a personas que tenían brazos y piernas rotos, mientras otras víctimas quedaron atrapadas bajo los puestos. Los fiscales federales alemanes, que se ocupan de casos de terrorismo, tomaron el caso, anunció el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas. El ministro del Interior, Thomas de Maiziere, no dio indicios en un comunicado de si las autoridades creen que lo ocurrido fue un atentado. En las calles se veían decenas de ambulancias esperando para evacuar herido, así como policías fuertemente armados patrullando la zona.


El portavoz de la policía Winfried Wenzel dijo a la televisión pública ZDF que el sospechoso fue arrestado cerca del lugar, pero no dio más detalles. Más tarde, sin embargo, se supo que era un ciudadano paquistaní que entró como "refugiado" junto con la ola de migrantes que llegó de Medio Oriente a partir de 2015, según el diario "Die Welt". La Casa Blanca, además, pese a que Alemania se negaba a calificar al caso de "ataque terrorista", lo llamó así en su comunicado de condena. Estados Unidos suele tener su propia información en casos de terrorismo. El eurodiputado alemán de derecha radical Marcus Pretzell, líder de Alternativa para Alemania (AfD) dijo en Twitter que las víctimas son "muertos de Merkel", en referencia a la política inmigratoria de la canciller alemana, muy criticada dentro de Alemania incluso en sus propias filas democristianas.


Según el diario estadounidense The New York Post, el Estado Islámico o Isis se adjudicó el atentado. Pero la prensa europea destacó que la reivindicación debe ser tomada con cautela. Muchas veces el Isis celebra estos atentados sin tener un vínculo operativo y orgánico con el autor.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América