martes 22 de marzo de 2016
Atentado en Bruselas

Europa bajo fuego otra vez: al menos 26 muertos tras explosiones en Bruselas

El aeropuerto y el metro de Bruselas fueron los blancos, apenas unos días después de que el principal sospechoso de los atentados de París en noviembre fuera detenido en la capital belga.

Al menos 26 personas murieron y muchas más resultaron heridas este martes después de que varias explosiones golpearan el aeropuerto y el metro de Bruselas, indicó la policía, apenas unos días después de que el principal sospechoso de los atentados de París en noviembre fuera detenido en la capital belga.

Los testigos describieron cómo el techo se había desplomado y se veía sangre por todas partes, después de dos explosiones en la terminal de salidas del aeropuerto de Bruselas. Todos los vuelos fueron cancelados, los aviones y trenes que llegaban a la ciudad fueron desviados y Bélgica elevó al nivel máximo la alerta por terrorismo.

Las autoridades pidieron a la gente en Bruselas que se quedara donde estaba, congelando la ciudad. También se estrechó la seguridad en todos los aeropuertos parisinos.

Las agencias de seguridad europeas llevaban semanas advirtiendo del riesgo de un ataque importante y habían indicado que Estado Islámico trabajaba de forma activa para atentar. La detención de Salah Abdeslam la semana pasada en Bruselas agravó ese temor, y los investigadores dijeron que muchas personas implicadas en los atentados del 13 de noviembre en parís, en los que murieron 130 personas, seguían prófugos.

Tras la detención de Abdeslam, el ministro belga de Exteriores, Didier Reynders dijo que las autoridades habían descubierto que el sospechoso había creado una nueva red a su alrededor y tenía acceso a varias armas, aunque no había indicios en un primer momento sobre que él o el grupo Estado Islámico estuvieran implicados en los ataques del martes.

Los medios belgas informaron de 26 muertos en el aeropuerto. No estaba claro de si había alguna víctima mortal de la detonación en el metro.

Zach Mouzoun, que llegó en un vuelo de Ginebra unos 10 minutos antes de la primera detonación, dijo a la televisora BFM que la segunda explosión, más fuerte, derribó trozos del techo y rompió tuberías, mezclando el agua con la sangre de las víctimas.

"Fue atroz. Los techos se cayeron", contó. "Había sangre por todas partes, gente herida, maletas por todas partes".

"Estábamos caminando por entre los escombros. Era un escenario de guerra".

Cerca de la entrada de la estación de metro de Maelbeek, cerca de la sede de la Unión Europea, los equipos de emergencias levantaron un hospital de campaña en un pub local. Pasajeros conmocionados salían de las bocas del metro mientras la policía intentaba establecer un perímetro de seguridad.

"El metro salía de la estación de Maelbeek cuando hubo una explosión que sonó muy fuerte. Había pánico por todas partes. Había mucha gente en el metro", detalló Alexandre Brans, de 32 años y que se estaba limpiando la sangre del rostro.

Françoise Ledune, portavoz del metro de Bruselas, afirmó a la televisora BFM que parecía haberse producido sólo una explosión en el subterráneo, en un automóvil detenido en Maelbeek.

Los equipos de emergencias corrían por una calle cercana con dos personas en camillas que tenían la ropa desgarrada.

Las explosiones se produjeron en el momento de mayor afluencia del aeropuerto, que sirve a la ciudad que funciona como capital de la Unión Europea de 28 países. También la OTAN tiene su sede en la zona.

Después de las detonaciones se veía humo alzándose desde la terminal.

Imágenes de video tomadas por testigos y emitidas en la televisora francesa i-Tele mostraban a pasajeros, incluido un niño que corría con una mochila, huyendo de la terminal en diferentes direcciones arrastrando su equipaje. Otra imagen mostraba a un agente de seguridad que patrullaba dentro de una sala con desperfectos, donde se veía lo que parecían paneles aislantes del techo tirados por el suelo.

"Supe que era una explosión porque he estado cerca de explosiones antes" dijo Denise Brandt, una estadounidense entrevistada por la televisora Sky.

"Sentí la explosión, la forma en la que se siente en el cuerpo. Y nos miramos y dijimos, vayamos por aquí. Fue allí. Tuvimos este instinto de alejarnos. Entonces vimos a la gente corriendo, llorando, que venía hacia nosotros. Así que supe que íbamos en la buena dirección y nos estábamos alejando".

El aeropuerto conecta la capital europea con 266 destinos de todo el mundo y por sus instalaciones pasaron casi 23,5 millones de pasajeros en 2015.

Los pasajeros fueron evacuados a las pistas y el centro de crisis instó a la gente a no acudir al aeropuerto.

Embed


Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América