jueves 06 de octubre de 2016
ANIMALES SUELTOS

Margarita Barrientos: "El llanto de un hombre es como verlo a Dios llorar"

En medio del relato sobre cómo lleva adelante su obra, la fundadora de Los Piletones conmovió al relatar una anécdota sobre un joven al que ayudó y luego retornó llorando en busca de ayuda.

Margarita Barrientos volvió a sentarse en la mesa de Animales Sueltos y se refirió a su lucha diaria por ayudar a los más necesitados desde su comedor, Los Piletones. Al respecto, conmovió al recordar una anécdota sobre un joven al que ayudó y que luego retornó llorando para pedirle perdón.

"Había pasado algo en uno de los jardines y él sabía que se había portado mal. Se vino llorando a pedirme perdón. Y me decía 'usted es la única persona que me escucha y que me ayuda. Y si me deja de dar lo que necesito, yo me mato'. Y lloraba. Y yo soy una persona que considero que el llanto de un hombre es como verlo a Dios llorar. Entonces, le dije 'levantate, viejo, no llores, no quiero que llores'. Y me prometió que se iba a portar bien", relató.

Por otro lado, respecto de la obra que lleva años realizando, Margarita descartó cualquier posibilidad de abandonarla. "Creo que la gente que trabaja como yo es muy difícil que diga 'me voy, no ayudo más y que se ocupe el Estado'. Yo no lo haría, no viviría en paz", aseguró.

Madre de una familia numerosa, Barrientos también habló de sus 12 hijos y del modo en que buscó criarlos. "Nosotros los criamos con mucho sacrificio. Algunos estudiaron y otros, no. Pero a los que estudiaron, les dije: 'Tenés un diploma, un estudio, yo no te puedo mantener. Un plato de comida vas a tener, pero vos tenés que trabajar'. Y hoy todos mis hijos trabajan", señaló.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América