sábado 17 de septiembre de 2016
América Noticias Edición Sábado

Hallan casquillos de bala frente al local del carnicero que mató a un ladrón

Las vainas fueron encontradas por la familia de Daniel Oyarzún cuando se dirigían a acondicionar la carnicería. Por esto, se investiga el accionar del personal policial que se encontraba de custodia.

Cuatro casquillos de bala fueron encontrados en la puerta del local de Daniel Oyarzún, el carnicero que fue liberado tras sufrir un robo, perseguir, atropellar y matar a un delincuente. Sus abogados afirmaron que "se trata de meter miedo" a la familia.

A raíz del hecho, se investiga el accionar del personal policial que se encontraba en un patrullero para custodiar el lugar ante posibles amenazas o agresiones de la familia del ladrón muerto, ya que no advirtieron lo que sucedió.

Fuentes policiales informaron que las vainas fueron encontradas por la familia de Oyarzún (37) a las 7.30, cuando fueron al local situado en avenida Antártida Argentina y Echeverrí­a para acondicionar la carnicerí­a, ya que el lunes tenían previsto volver al trabajo.

Dos de los casquillos estaban en la puerta de entrada al local, llamado "Billy Yoou", y los otros más alejados, sobre la vereda.

Ante el hallazgo, los policías de consigna, pertenecientes a la comisaría primera de Zárate, dieron aviso a la fiscalía de turno de ese departamento judicial y poco después se perimetró el lugar para recoger las vainas, las cuales serán sometidas a peritajes.

Acerca de lo sucedido, uno de los abogados del carnicero, Ricardo Izquierdo, dijo a Télam que "es seguro que van a ir apareciendo muchos factores en la causa de Oyarzún".

"Hoy pasa esto y mañana van a encontrar otras cosas. Sabemos que nada va a ser fácil para ellos", dijo el defensor refiriéndose a la familia de su cliente.

El letrado también sostuvo que "hay que dejar que la Policí­a trabaje en el hallazgo de los casquillos encontrados enfrente del comercio" y confirmó que "la familia del carnicero va a volver a su trabajo el lunes, como lo hicieron toda la vida".

Por su parte, Micaela Van Lacke, co-defensora de Oyarzún, dijo a esta agencia que "no hay que pasar por alto lo sucedido porque lo que necesita hoy toda la familia es seguridad y volver de a poco al ritmo de vida normal".

"Lo que vamos a pedir a la Policí­a es el número del móvil policial que estaba de consigna y los nombres de los efectivos, tanto de los que custodiaban la casa como el local de Oyarzún para ver que pasó. Es grave lo que sucedió porque puede pasar a mayores en otro momento", añadió la letrada.

Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América