jueves 13 de abril de 2017
#AméricaNoticias

Luego de un tiroteo, liberan a una pareja secuestrada en Castelar

El hecho sucedió el martes pasado por la noche, cuando un ejecutivo y su esposa regresaban a su casa. Tras ser capturados, la intervención de la policía permitió la liberación de ambos en Fuerte Apache.

Un ejecutivo y su esposa fueron secuestrados en la localidad bonaerense de Castelar por una banda que pidió 100.000 pesos de rescate pero los liberó cuando efectivos de la Policía Federal se tirotearon con los delincuentes en inmediaciones del barrio Fuerte Apache de Ciudadela, informaron hoy fuentes policiales y una de las víctimas.

El hecho ocurrió el martes pasado alrededor de las 23.30 y tuvo como víctima a un gerente de post venta de una concesionaria de la firma Chevrolet, Jorge Guaglianone (64), y su esposa, Susana Lopardo (63).

El matrimonio regresaba de festejar el cumpleaños de la mujer y circulaba en su automóvil, un Chevrolet Cruze, cuando a una cuadra y media de su casa, en la localidad bonaerense de Castelar, partido de Morón, fueron interceptados por una banda de secuestradores que se movilizaban en un auto marca Honda.

"A mí me metieron en el baúl", relató la víctima, mientras que su esposa iba en el asiento trasero del auto de la banda. Fuentes policiales explicaron a Télam que cuando todo parecía encaminado para el pago del rescate, una de las brigadas de la Policía Federal Argentina (PFA) que patrullan la avenida General Paz y zonas conflictivas del conurbano para prevenir o intervenir en secuestros extorsivos, advirtió movimientos sospechosos en el auto Honda donde iban los delincuentes y las víctimas.

Sin saber que había un secuestro en curso y que en ese auto había un matrimonio en cautiverio, los policías dieron la voz de alto y recibieron como respuesta una serie de disparos.

En el lugar, el cruce de la avenida Militar y San Ignacio de Ciudadela, se originó un intercambio de balazos, de los cuales al menos un tiro entró por una ventanilla al auto donde estaban las víctimas, aunque no lastimó a nadie. A raíz de la presencia policial, la banda decidió abortar el secuestro, abandonó el auto con las víctimas, escapó a pie y logró refugiarse dentro de Fuerte Apache.

Fuente: Diario Popular/Télam

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América