miércoles 14 de octubre de 2015
AMERICA NOTICIAS 1RA EDICION

Un hombre dejó de comer azúcar por un mes y...

Un holandés se sometió al experimento de abandonar la comida con azúcar procesada, el alcohol y la chatarra. "No pensé que iba a ser tan duro", comentó luego de varios días de irritabilidad y desgano.

Más de 4 millones de personas ya han visto el video “Guy gives up added sugar and alcohol for 1 month”, de la productora holandesa LifeHunters, donde es posible ver a un joven, Sacha Harland, dejar de lado en su dieta los alimentos con azúcar refinada, el alcohol y la comida chatarra.

La tarea no fue fácil. Ya en los primeros días del experimento, Harland se queja de tener mal humor y sentirse constantemente cansado y con unas ganas enormes de comer una hamburguesa y beber algo más que solo agua.

"Me siento más irritable. No es muy bueno para la gente que está a mi alrededor", comentó en el video realizado por la productora holandesa. Allí, es posible ver a Harland luchando contra las tentaciones diarias, mientras la gente a su alrededor seguía alimentándose de pizza a domicilio o pochoclo en el cine. "No pensé que iba a ser tan duro", aseguró.

"Las cosas dulces te piden más azúcar. Tu azúcar en la sangre sube, y generas insulina para disminuir el nivel. Entonces, quieres más cosas dulces", le explicó en el video, la dietista Marlou Bosma. "El azúcar pide vitaminas, te hace sentir cansado. El alcohol también lo hace, te deshidrata. (Así que) te sentirás mucho más en forma después de un mes sin azúcares, alcohol ni comida procesada", agregó.

Consultada de qué comidas se integran en la idea de una alimentación sana, Bosma señaló: "Verduras, fruta y pan con mucha fibra. Las grasas no saturadas son buenas para el corazón (…) El aceite de oliva, los frutos secos (…) Puedes tomar un tentempié, una copa de vino o una cerveza, pero de vez en cuando".

Recién al día 25 de esta travesía alimenticia, Harland pudo decir que ya no se sentía desesperado por comer algo con azúcar y, mejor aún, los resultados médicos de lo que significó para su cuerpo un mes de alimentación sana, fueron más que beneficiosos: bajó 4 kilos, su presión sanguínea bajó de 135 a 125, y el colesterol disminuyó un 8%. "Me siento más sano, tengo más energía", señaló el holandés, quien concluyó que pretende seguir con esta dieta, pero de vez en cuando, quiere darse uno que otro gusto con algún chocolate y una cerveza.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América